Muelles de suspensión en vehículos pesados

Todo sistema de suspensión debe tener un conjunto elástico que reciba las oscilaciones del terreno; en el caso de los automóviles encontramos los resortes helicoidales, las barras de torsión y los amortiguadores.

En los vehículos pesados, también denominados industriales o comerciales el peso de la carga requiere de un sistema que le permita soportar el peso de la carga y las irregularidades sin llegar a fatigarse; recuerden que la suspensión mitiga los baches e irregularidades y garantiza que la llanta se adhiera al asfalto: para tal fin se requieren unos resortes más robustos que los helicoidales, aquí es donde aparecen los muelles o ballestas.

Elementos elásticos de la suspensión

Impiden que las oscilaciones del terreno se transmitan a la carrocería en forma de golpes, mejorando el confort. Además, mantienen las ruedas en contacto con el terreno, mejorando la estabilidad y la capacidad para dirigir el vehículo.

En la actualidad, se utilizan cinco tipos de elementos elásticos:

  1. a) Ballestas.
  2. b) Muelles helicoidales.
  3. c) Barras de torsión.
  4. d) Suspensión hidráulica.
  5. e) suspensión neumática.

Las ballestas

Las ballestas están constituidas por un conjunto de hojas o láminas de acero especial para muelles, unidas mediante unas abrazaderas, que permiten el deslizamiento entre las hojas cuando éstas se deforman por el peso que soportan.

La hoja superior, llamada hoja principal, va curvada en sus extremos, formando unos ojos en los que se montan unos mangos para su acoplamiento al soporte del bastidor, por medio de pernos o bulones. El número de hojas y su espesor está en función de la carga que han de soportar. Todas las hojas se unen en el centro mediante un tornillo pasante con tuerca, llamado perno o tornillo capuchino y dos tornillos en forma de “u”.

ballesta-suspension-1

La ballesta, que presenta cierta curvatura, tiende a ponerse recta al subir la rueda con las desigualdades del terreno, aumentando con ello su longitud. Por este motivo, su unión al chasis deberá disponer de un sistema que permita su elongación.

Generalmente, este dispositivo se ubica en la parte trasera de la ballesta se le denomina la gemela que realiza la unión al chasis por medio de un tornillo pasante. Además, en el ojo de la ballesta, se coloca un casquillo elástico, llamado silentblock, formado por dos manguitos de acero unidos entre sí por un casquillo de caucho, que se interpone a presión entre ambos.

De esta manera, el silentblock actúa como articulación para movimientos pequeños, como los de la ballesta en este lugar, sin que se produzcan ruidos ni requiera engrase.

Tipos de ballestas

Los dos tipos de ballestas que se utilizan en los autocamiones modernos son:

Ballestas convencionales:la característica técnica es el alto grado de fricción que se establece entre las hojas cuando la ballesta está en funcionamiento. En efecto, cuando se flectan las hojas rozan entre si y eso genera una resistencia adicional al desplazamiento entre ellas y proporciona a la ballesta un alto grado de rigidez. La rigidez puede controlarse por parte del diseñador ya que estos factores dependen de estos parámetros:

  • Longitud de las hojas
  • Espesor de las hojas
  • Calidad de las hojas

Con estas cualidades se diseña una ballesta y son ideales para caminos y pistas si se trata de tonelaje pesado.

Ballestas Parabólicas: La característica principal de estas ballestas es que no tienen un grosor uniforme a lo largo de la hoja como las ballestas convencionales, si no que, el acero tiene diferentes valores de grosor a lo largo de la hoja. En la zona central el grosor es máximo mientras que el grosor disminuye al acercarse al extremo de las hojas. No obstante todas las hojas son de igual longitud.

Entradas relacionadas

Comentar