Suspensión en vehículos industriales

Los buses, camiones y tractocamiones tienen un sistema de suspensión diferente al de un automóvil de calle, en algunos adopta algunos elementos mecánicos similares, pero de  construcción más robusta.

El tamaño y aplicación de la suspensión depende del peso o la carga que va a soportar el rodante. En camiones pequeños y furgonetas el sistema de suspensión es menos complejo que en camiones medianos y de gran tonelaje. En los tractocamiones la suspensión de la cabina influye en el bastidor para la comodidad del conductor para poder circular así sin problemas a la velocidad permitida.

En los vehículos industriales (buses, camiones, tractocamiones, etc.) encontramos suspensiones mecánicas y neumáticas.

Suspensión mecánica

La suspensión mecánica es la más sencilla y se compone de diferentes elementos mecánicos para poder contrarrestar los diferentes terrenos, permitiendo que el conductor y su carga puedan sobrellevar cualquier terreno sin contratiempos.

El sistema de suspensión mecánica está compuesta por:

Ballestas: son la base del diseño de las suspensiones mecánicas de vehículos industriales y pesados. Las ballestas tienen la ventaja de aumentar la duración del chasis, ya que suavizan los golpes de las irregularidades del terreno.

Son el conjunto elástico que se forma por una serie de láminas de acero, superpuestas una sobre otra, que llevan una leve curvatura.  Son de un acero especial para muelles, que contiene una proporción de silicio y magnesio, que le dan las características técnicas necesarias para cumplir su trabajo.

Amortiguador: Cuando la ballesta absorbe las irregularidades del terreno se produce una serie de oscilaciones, las cuales se prolongan  durante un cierto tiempo y resultan perjudiciales para conseguir un perfecto agarre de las ruedas sobre el suelo, condición fundamental para conseguir una conducción dócil y segura del vehículo.

Esta situación hace que el agarre del neumático contra el suelo sea variable, y esto ocasiona una inestabilidad en las ruedas. Con el fin de suavizar y controlar este movimiento oscilatorio de cada uno de los muelles y propio de la naturaleza de las ballestas, se monta un amortiguador entre el bastidor y la ballesta, un amortiguador hidráulico mediante el cual el movimiento oscilatorio de la ballesta se controla.

Los amortiguadores utilizados en los sistemas de suspensión de los camiones son de funcionamiento hidráulico y accionamiento telescópico.

El amortiguador consta de un cilindro lleno de líquido. Dentro de este cilindro  se puede desplazar un émbolo ajustado a sus paredes e impulsado por un vástago.Este émbolo dividirá el compartimento en 2 partes o caras. Por otro lado el  embolo podrá desplazarse dentro del cilindro, pues el liquido que sale del compartimento o cara, debido a que este se hace más pequeño, pasara por el conducto.

Barra estabilizadora: la función de la barra estabilizadora es la de mejorar la estabilidad torsional de la suspensión, haciéndose cargo de los desequilibrios que se presentan por la fuerza de desplazamiento que generan las partes extremas de los ejes en diferentes situaciones como una curva, una frenada o terrenos irregulares.

Las barras estabilizadoras se montan de tal forma que mantenga la posición perpendicular al eje del vehículo, uniendo ambos largueros del bastidor en forma de arco.De esta forma se estabilizará el vehículo de forma longitudinal y logrará absorber los efectos de balanceo lateral que se pone de manifiesto en el trazado de las curvas. Esto hace que se estabilice el vehículo.

Suspensión neumática

Los sistemas de suspensión han evolucionado, el sistema neumático de suspensión se utiliza en los vehículos de alta gama, buses y tracto camiones. Su funcionamiento se basa en las propiedades que tiene el aire sometido a presión: un cojín o bombona de caucho, que se presuriza con aire.

Este tipo de suspensión permite adaptar la carrocería a diferentes alturas en función a las necesidades del terreno y de las aplicaciones que tenga el vehículo. Es de muy alta flexibilidad, es capaz de amortiguar las oscilaciones y el sistema la puede auto regular a voluntad.

Este tipo de suspensión se puede aplicar en cualquier eje, en las  ruedas, se puede variar la altura de forma manual o automática dependiendo de la carretera y el estilo de conducción.

Ventajas de la suspensión neumática

  • Mayor disposición de aplicación a los vehículos mediante la rápida y sencilla carga y descarga de estructuras intercambiables.
  • Se simplifica el proceso de carga y descarga en vehículos con caja de carga mediante la adaptación de la misma a la rampa de carga en el marco de las carreras de ajuste prefijadas para la construcción, mientras exista suficiente presión del sistema.
  • Mejor confort de manejo en tractocamiones mediante un rápido y sencillo enganche y desenganche del remolque.
  • Mayor confort de transporte de productos frágiles por las propiedades de suspensión uniformes en toda la zona de carga y menor frecuencia de vibración.
  • Mayor volumen de transporte mediante la carrera de la suspensión uniforme y, con ella, la altura del vehículo uniforme. La distancia entre la calzada y la carrocería del vehículo permanece constante en cualquier estado de carga.
  • Su construcción conserva el estado de las carreteras.
  • Mayor seguridad para el control exacto del frenado en función de la carga. Aprovecha la presión dependiendo del estado de carga en fuelles de la suspensión para el control de la regulación automática de fuerza de frenado en función de la carga.

Entradas relacionadas

Comentar