Los amortiguadores y su mantenimiento

El amortiguador es un elemento de la suspensión, ayuda a recibir el impacto de las oscilaciones del terreno, hoy día se considera como un sistema de seguridad activa del vehículo por su función.  Existen tipos de amortiguadores como los hidráulicos de un tubo, de dos tubos, con válvulas y amortiguadores de gas. Una de las funciones importantes del amortiguador es la de mantener las llantas adheridas al pavimento con el fin de mantener la estabilidad y el confort de los ocupantes del vehículo.

En algunos sistemas de suspensión vienen acompañados de ballestas o resortes helicoidales, pueden estar ubicados por fuera del resorte, o dentro del resorte, también vienen de doble efecto con doble resorte helicoidal.

¿Qué averías puede presentar un amortiguador?

Se debe inspeccionar por lo menos cada 50 mil kilómetros. El desgaste o avería de los amortiguadores causa daños en otros elementos como las llantas, los resortes helicoidales, la dirección y la diferencial.

Algunos de los daños más frecuentes en el amortiguador son:

  • Perdida del liquido hidráulico o gas
  • Amortiguador comprimido
  • Amortiguador elongado o estirado
  • Deformación del cuerpo que impide el movimiento del embolo
  • Corrosión en el vástago del embolo
  • Protector del amortiguador dañado
  • Grietas en los casquillos

Identificación de daños, causas y recomendaciones

En la inspección visual se pueden identificar todas las averías, un reporte de alineación nos puede dar alguna variación imperceptible en el amortiguador y también el comportamiento del auto.

Algunos síntomas se pueden percibir como:

  • Cabeceo: en las frenadas bruscas se observa que la carrocería baja demasiado pero cuando se detiene vuelve a su posición.
  • Vibración en el volante: cuando se percibe una vibración en el volante al frenar o pasar por un rizado, aunque suele confundirse con la vibración que causa el desbalanceo de la las llantas
  • Inclinación Excesiva: al tomar la curva la carrocería se acuesta del lado del amortiguador afectado.
  • Compresión: la llanta se encuentra comprimida o metida, no se presenta movimiento en el amortiguador.
  • Ruido: es más notable cuando se produce el frenado, se escucha un ruido metálico desde el habitáculo; el ruido característico del amortiguador es el golpeteo, puede ser el amortiguador, o que el espiral se ha salido del protector del amortiguador, algunos le ponen manguera a los resortes para evitar este ruido, no es lo más recomendable, se debe determinar qué produce el ruido.

Una de las causas frecuentes de avería prematura en el amortiguador es la modificación en las dimensiones de la llanta o del rin. El material en que está construido el rin puede afectar los amortiguadores; algunos rines de lujo no son de aleación de aluminio sino de acero y otros materiales que le aportan mayor resistencia y rigidez, afectando la eficiencia de los amortiguadores.

Una recomendación es que cuando se ha dañado un amortiguador, se debe sustituir el par, ¿por qué? Debido a que el amortiguador ya presenta un porcentaje de desgaste y el amortiguador nuevo lo va a averiar porque su recorrido es diferente, la consecuencia inmediata es que el nuevo dañará el antiguo.

Esta situación es muy frecuente en las colisiones, la aseguradora solo cubre el amortiguador que se afectó en el accidente y también son frecuentes en un proceso de garantía donde se repondrá el amortiguador defectuoso, por lo que casi siempre el segundo lo debe asumir el usuario a no ser que sus argumentos den para cambiar los dos.

Entradas relacionadas

Comentar