Traspaso abierto, un trámite incierto

El traspaso abierto es un trámite que realmente no existe, es una práctica común entre algunas personas y consiste en diligenciar el formulario único nacional sin realizar el respectivo trámite ante los organismos de tránsito.

Entonces se le escucha hablar a las personas de dejar el traspaso en blanco o abierto. En este caso lo único que se hace es registrar la firma y la huella del vendedor al respaldo de un Formulario Único Nacional (FUN), que de ninguna manera demuestra la propiedad del vehículo.

El traspaso abierto puede salir costoso

Vendieron sus vehículos a personas amigas o a comerciantes de carros, a quienes les firmaron un papel en blanco para realizar posteriormente el traspaso, pero jamás verificaron que éste se hubiera hecho. En otras palabras, dejaron el trámite abierto.

Lo anterior significa que el propietario legal de un vehículo será la persona que figura inscrita como tal en el registro automotor del organismo de tránsito donde esté matriculado. Lo que quiere decir que también es responsable frente a todos los gravámenes, aportes, sanciones y pendientes en que se vea involucrado el vehículo como: embargos, demandas, hechos ilícitos, etc.

La obligación del vendedor persiste hasta tanto no se registre la propiedad del comprador ante la autoridad competente.

Líos por un traspaso abierto

El hecho de no realizar el registro del traspaso de su vehículo puede generar problemas de tipo tributario, legal y financiero. Donde puede afectar sus demás bienes y cuentas. Si no hace este trámite el vehículo continuará registrado a su nombre, además los impuestos y comparendos electrónicos serán cargados a su número de cédula y puede tener inconvenientes jurídicos a futuro.

Acreditar la propiedad

La propiedad de un vehículo jurídicamente no la da un contrato de compraventa firmado, los vehículos (carros y motos) están sujetos a registro. Esto quiere decir que tiene 3 pasos obligatorios para que cambien de propietario:

  1. Diligenciar el Formato de Traspaso que entregan en las Secretarías de Transito.
  2. Que dicho Formulario después de diligenciarlo se debe registrar ante la Secretaría de Transito donde está matriculado el vehículo.
  3. Entrega de la tarjeta de propiedad a nombre del comprador.

Sólo hasta cuando se hagan estos 3 pasos, el vehículo es realmente del comprador y deja de ser y tener efectos sobre el vendedor.

Entradas relacionadas

Comentar