¿Qué es el TCS de un auto?

tcs control de traccion

El TCS (Traction Control System) o control de tracción es un elemento de seguridad que está incluido en casi todos los automóviles modernos. Ya es casi imposible encontrar uno que no tenga instalado por defecto este importante añadido.

Tiene ciertas similitudes con el ESP (control electrónico de estabilidad), pero no es lo mismo. Ambos tienen la función de mantener el coche "pegado" a la carretera y en la dirección que nosotros queramos, pero no realizan exactamente la misma función.

Veamos qué es el TCS, cómo funciona y por qué se ha convertido en un añadido básico a cualquier vehículo moderno.

Qué es el TCS

El control de tracción es un sistema electrohidráulico de seguridad que previene la pérdida de adherencia de las ruedas del vehículo y evita que patinen al acelerar o conducir por superficies deslizantes (hielo, nieve, ...).

En otras palabras, es el responsable de que el coche no vaya patinando cuando da acelerones o circula por superficies mojadas, con hielo o nieve que pueden desestabilizar el coche y su dirección.

¿Cómo funciona el TCS?

Aquí es donde entra la confusión con el ESP e incluso con el ABS. Los tres sistemas comparten el uso de sensores para recabar la información, pero la diferencia está en qué es lo que hace cada uno con esa información.

El TCS, al recabar esa información, detecta si el eje motor del automóvil patina o gira a mayor velocidad de la que pueden soportar las ruedas. En caso de que el valor sea superior, el TCS reduce ese par de giro y recupera la estabilidad del neumático.

¿Y cómo consigue reducir el par de giro? Bien suprimiendo la chispa de uno o varios cilindros, reduciendo la inyección de combustible a estos o frenando la rueda que está a punto de patinar.

¿Por qué es tan importante el TCS?

Porque evita accidentes. Ni más ni menos. Imagine que usted va un poco distraído conduciendo por carretera y no se da cuenta de que viene una curva cerrada. En esa curva habría que circular a 60 km/h, pero usted entra casi a 100.

Frena para reducir esa velocidad y gira de una forma algo más brusca de lo que se debería, por lo que las ruedas de un lado pueden perder adherencia. En caso de no tener TCS, podría perder el control del vehículo y acabar en la cuneta. Sin embargo, el TCS se encarga de mantener las ruedas pegadas al asfalto reduciendo el par y evitando accidentes.

Junto con al ABS y el ESP forman un triángulo de seguridad excelente contra este tipo de problemas de conducción. Sin ellos circular por curvas cerradas, acelerar bruscamente y conducir por zonas deslizantes sería prácticamente una aventura.

¿Conocía la función del TCS?

Como hemos comentado en otros artículos, el conocimiento medio de los conductores sobre los sistemas de seguridad no son muy amplios. Con este tipo de artículos esperamos que vaya conociendo poco a poco a su vehículo y descubriendo elementos tan importantes como el TCS o control de tracción.

Entradas relacionadas

Comentar