Kers en vehículos convencionales

El sistema Kers - Kinetic Energy Recovery System (Sistema de Recuperación de Energía Cinética), en vehículos convencionales hace referencia al freno regenerativo que se utiliza para recargar las baterías y extender la autonomía de los vehículos híbridos y eléctricos.

Muchos quisiéramos reutilizar la energía sobrante como combustible que nos permita llegar más lejos y gastar menos dinero o tener un botón de KERS que nos transmita 20 o 30 HP adicionales al eje, pero también nos gusta alargar la autonomía todo lo que podamos.

Kers = Vehículos híbridos

Decir que un hibrido es un vehículo con sistema Kers podría ser incorrecto, pero teóricamente podríamos decir que todos los autos híbridos tienen un modo Kers, porque cuando funcionan en el modo deportivo o cuando el conductor acelera a fondo, sus sistemas están programados para que el motor eléctrico que integran, aporte un empuje adicional y éste motor se alimenta de la energía que se almacena en unas baterías, que se recargan mediante sistemas de recuperación de energía, o combinando estos sistemas con la posibilidad de enchufarse a la red eléctrica en el caso de los híbridos enchufables. Se puede decir que básicamente el sistema de recuperación de energía utilizado es igual al de los Formula 1 y difieren en la utilización de la energía acumulada, ya que en los autos híbridos será como un apoyo al motor térmico.

Vehículo hibrido eléctrico

Un hibrido es aquel que emplea dos o más motores con un combustible diferente para movilizarse. Una simbiosis de tecnología entre un motor de gasolina y un motor eléctrico.

Este motor eléctrico será movido gracias a la energía acumulada en las baterías. La energía que se recupera en retención o en frenadas (KERS) no se usa para proporcionar más potencia al motor, sino para aliviarle de trabajo al hacer que el alternador funcione momentáneamente como generador de energía para cargar la batería sin restar potencia al motor. Podríamos hablar de un “alternador inteligente”.

Cada uno de esos motores entra en acción de forma automática cuando es necesario o cuando lo decide el conductor.

En un auto hibrido la energía almacenada en una batería de alto voltaje, se une a la energía de la gasolina para conseguir movimiento.

Cuando se pierde velocidad o en las frenadas la batería del sistema hibrido eléctrico se recarga transformando el movimiento en electricidad. Así podemos movernos con la misma electricidad que genera el auto.

Una de las grandes ventajas de los híbridos es que permiten aprovechar un 30% de la energía que generan, mientras que un vehículo convencional de gasolina tan sólo utiliza un 19%. Esta diferencia en la eficiencia se logra gracias a las baterías que almacenan energía que en los motores de propulsión se pierde en forma de calor. Muchos sistemas híbridos permiten recoger y reutilizar esta energía convirtiéndola en energía eléctrica gracias a los llamados frenos regenerativos.

La combinación de la eficiencia de un motor de combustión unido a la recuperación de energía de frenado, hace que los vehículos logren un mayor rendimiento, sobretodo en entornos urbanos (donde se acelera y frena constantemente) con la ventaja de reducir de forma significativa el consumo de combustible y las emisiones contaminantes.

Todos los vehículos eléctricos utilizan baterías cargadas por una fuente externa, lo que les ocasiona problemas de autonomía de funcionamiento sin recargarlas.

En los híbridos de Toyota, por ejemplo, elementos como el compresor del aire acondicionado, la servodirección o la bomba del agua no se mueven a través del propulsor de gasolina, sino a través de la electricidad, así el consumo de combustible es menor.

Entradas relacionadas

Comentar