El apoyacabezas

El apoyacabezas, reposacabezas o cabecera es un elemento de apoyo para la cabeza que poseen los respaldos de los vehículos (automóviles, trenes, camiones, etc.) y los aviones. Están pensados para que la cabeza se apoye en él, pero no de la forma en la que nos sentamos en las sillas de oficina, sino como el apoyo que debe brindar una baranda que se ubica en una escalera.

Los apoyacabezas son un elemento de seguridad pasiva y su función primordial no es dar comodidad a los ocupantes del asiento, sino minimizar las lesiones cervicales en caso de colisión, en especial en caso de colisión por alcance.

Técnicamente se denomina sistema de retención de la cabeza, este elemento es indispensable en el vehículo, pero pocas veces se le presta atención en cuanto a su uso correcto.

Ubicación correcta del apoyacabezas

La parte superior del apoyacabezas debe estar más o menos a la altura de los ojos del conductor y a una distancia de la cabeza inferior a los siete centímetros. Esta norma también es válida para todos los ocupantes del vehículo. O más sencillo aún, ajustar la altura del apoyacabezas hasta que su borde superior esté a la misma altura que la parte superior de la cabeza.

El conductor debe adoptar de esta forma una distancia de conducción correcta, de forma tal que al estirar los brazos hacia adelante, las muñecas queden por encima de la parte superior del volante.

En cuanto a la altura, idealmente se debe ajustar al centro de gravedad de la cabeza, algo que se consigue aproximadamente cuando el borde superior de los apoyacabezas queda a la misma altura que la parte alta de la cabeza.   En ningún caso debe quedar por debajo de la línea de los ojos.

Respecto de la distancia de la cabeza, con el fin de evitar que el cuello se doble como una “S”, se debe ubicar lo más cerca posible de la cabeza, sin que este infiera en los movimientos normales del conductor. Se considera una distancia de 4 cm entre la cabeza y los apoyacabezas. Evite separaciones entre cabeza y apoyacabeza mayor a 10 cm y verifique la inclinación del espaldar de la silla porque esto también afecta el alejamiento.

Importancia del apoyacabezas

El apoyacabezas es un elemento necesario para la seguridad, independientemente si transita en ciudad o en carretera. Siendo la ciudad donde está más expuesto a los choques por alcance. Diversos estudios revelan que los conductores llevan los asientos más reclinados en los autos pequeños, y es en estos donde el uso de dicho elemento es más importante. En este tipo de vehículos las posibilidades de ajuste del apoyacabezas, la regulación de la altura de los asientos o de la altura o profundidad del timón son limitadas comparadas con las de vehículos de mayor gama.

Tipos de apoyacabezas

A lo largo de la historia automotriz, los apoyacabezas han descrito una importante evolución. Nacieron como desmontables, que no forman parte de la estructura del asiento y pueden retirarse. Por tener movimiento necesitan ser ajustados a la altura adecuada para su uso.

Posteriormente vinieron los fijos, que de fábrica vienen como un elemento que se integra a la estructura de la silla y no pueden removerse. Como hacen parte del espaldar no necesitan ajustarse: en este caso el fabricante calibra la altura y distancia del apoyacabezas teniendo en cuenta un usuario de dimensiones medias.

Para aumentar la eficacia del reposacabezas, y minimizar el latigazo cervical se inventaron hace ya algunos años los apoyacabezas activos. Hay diferentes sistemas que pueden diferir ligeramente en cómo funcionan, pero hacen en esencia lo mismo: acercar el reposacabezas a nuestra nuca, normalmente desplazándose ligeramente hacia arriba y hacia adelante, para que la distancia sea la menor posible y el cuello apenas sufra esas flexiones y extensiones bruscas perjudiciales.

Apoyacabezas activo

Hay básicamente tres tipos de reposacabezas activos según su sistema de funcionamiento, ese que hace que se mueva el reposacabezas automáticamente cuando se recibe un golpe por detrás.

  • Sistema mecánico: este fue el primero, su funcionamiento se basa en un efecto de palanca. Cuando la espalda del ocupante presiona el respaldo, una placa de presión, unos muelles y unas barras mueven el apoyacabezas. Este es el sistema más habitual.
  • Sistema pirotécnico: en este caso al detectar el impacto posterior se disparan unos generadores de gas a presión que mueven instantáneamente el reposacabezas. Por ejemplo BMW suele montar este sistema.
  • Sistema electrónico: este es similar al pirotécnico por llevar un sensor que detecta el impacto posterior, y parecido al mecánico por el movimiento. Cuando el sensor electrónico detecta el impacto desbloquea unos muelles que hacen que el cabecero se mueva.

Para una mayor seguridad el diseño de todo el asiento y su resistencia juegan un papel importante, para que en conjunto con el apoyacabezas logre reducir el impacto y las lesiones que pueden conllevar un choque por alcance a nivel cervical. Hoy en día muchos autos vienen equipados con sistemas activos de apoyacabezas. Lo único que falta es que se amplíe este equipo a los asientos traseros donde también se ha descubierto que son necesarios.

Entradas relacionadas

Comentar