Caja de Cambios Robotizada

Los fabricantes de autos se preocupan en sus diseños en mejorar varios aspectos como  economía, consumo de combustible, relación de transmisión, confort, facilidad en el manejo, etc. Uno de los aspectos que nos da confort, facilidad en manejo y relación de transmisión es la caja que es la encargada de administrar la potencia del motor y así como han salido desarrollos en la caja automática donde vemos cajas Triptonic, secuenciales, CVT en las cajas mecánicas también encontramos una evolución: la caja de cambios robotizada.

Al montarnos en el vehículo no vamos a saber que caja tiene,  pues  la palanca y sus posiciones son iguales a las de una caja automática. La caja robotizada es una caja mecánica que cuenta un sistema robotizado o automatizado de dos embragues, que cuenta con doble conjunto selector de marchas, uno para acoplar los cambios Impares y el otro para acoplar los cambios pares; también está dotada de sensores, es una caja controlada electrónicamente. Cuando hablamos de automatizado quiere decir que hay un computador que recibe información de las revoluciones del motor, posición del acelerador, torque otorgado por el motor y si puede mejorar el torque y demás datos, almacena información  y a través de unas levas o unas electroválvulas que regulan presión y flujo de aceite para refrigeración de los dos embragues, memoriza las posiciones del los embragues, memoriza la posición de los actuadores para hacer lo requerido por el conductor y  través de  unos embragues magnéticos  va a conectar los cambios.  ¿Para qué sirve tener un doble embrague?  Cuando el primer embrague conecta el primer cambio automáticamente el Segundo embrague conecta el siguiente cambio y así sucesivamente, esto hará que el vehículo se comporte como si fuera automático.

Al tener doble embrague ¿tendrá otra volante? No, la disposición no cambia, como ya sabemos la volante viene acoplada al cigüeñal;  la caja robotizada  viene  desarrollándose hace unos años en vehículos como el Porsche 956 y 962C prototipos de competencia y en una de las versiones del Audi Quattro S1 en rally.

En este tipo de caja vamos a tener la comodidad que brinda conducir un auto automático, pero con un interior mecánico.

El mantenimiento que requiere este tipo de caja es solo la sustitución de lubricante y su respectivo filtro encargado de retener partículas metálicas, que de acuerdo a la marca puede darse a los 60.000 kilómetros.

Es una de las tecnologías que tenemos en la actualidad utilizado por marcas como Ford, Renault, Audi, Porsche entre otras.

Entradas relacionadas

Comentar