Tecnologías para el secado o curado de la pintura automotriz

¿Alguna vez se ha preguntado  cómo seca la pintura de su auto? El proceso de repintado automotriz ha evolucionado al mismo ritmo que han evolucionado las pinturas. En la actualidad podemos hablar de secado y curado como dos procesos diferentes.

Si bien es cierto es posible lograr un secado o curado de la pintura al medio ambiente, no es la técnica más adecuada para la productividad de un taller de reparación. En el caso específico del área de Pintura, es fundamental el aprovechamiento del tiempo disponible para la ejecución de sus procesos, principalmente aquellos relacionados con los tiempos muertos de la operación, como  el secado de las piezas pintadas.

Existen distintas tecnologías para agilizarlo, según las necesidades y posibilidades económicas del taller. Estas redundan en la reducción de tiempos y, por tanto, impactan proporcionalmente la rentabilidad del negocio.

Aquí repasamos las opciones disponibles para el secado de pintura en el automóvil, con su consecuente resultado en la productividad y rentabilidad del taller reparador.

Cabina/horno

Esta es una herramienta fundamental para el taller de reparación automotriz para garantizar un repintado de calidad. Se utiliza para el secado de pinturas de acabado, es una instalación que aísla el vehículo y al operario del ambiente exterior, proporcionando unas condiciones ideales para el proceso de pintado, reduciendo la posibilidad de aparición de defectos en el acabado final, brindando al trabajador una protección adicional contra los vapores y desperdicios de material.

El secado de las partes pintadas se produce por conducción-convección, en donde una corriente de aire a cierta temperatura genera la evaporación de los solventes y diluyentes contenidos en la pintura, desde afuera hacia dentro de las capas aplicadas.

En promedio, el secado de piezas en cabina/horno toma alrededor de 25 a 40 minutos, según el tipo de producto y las recomendaciones del fabricante. La temperatura de secado varía entre 50 – 70 °C.

Luz  infrarroja

Los equipos de radiación infrarroja,a diferencia de la cabina/horno,  proveen el secado de piezas desde adentro hacia afuera. Este fenómeno tiene su explicación: al enfocar la superficie emisora de radiación (pantalla o lámpara) sobre la pieza y a cierta distancia de la misma, la radiación atraviesa el aire sin calentarlo hasta la película aplicada, posteriormente es absorbida para luego alcanzar el soporte (lamina) de la pieza, el cual eleva su temperatura y la transmite a la pintura por conducción.

Su uso está más orientado en la actualidad al secado de pinturas de fondo (masillas, aparejos) debido a su rápido secado, el cual toma entre 15 – 20 minutos aproximadamente. La temperatura alcanzada sobre la superficie es del orden de los 60 – 70°C.

Equipos vénturi (para tecnología base agua)

Con la llegada de la tecnología base agua en la fabricación de pinturas automotrices, surgieron unos aireadores para ayudar al secado de piezas, algo similar a ponerle un ventilador para ayudar a secar una camisa, estos sistemas se denominan vénturi para el secado de piezas. La diferencia con la tecnología convencional radica en que, principalmente, el caudal y la velocidad del aire deben ser aumentados debido a la más lenta evaporación del agua comparada con la de los solventes.

El sistema vénturi tiene el mismo principio de una cabina/horno, sólo que focalizando la dirección del aire sobre una zona específica, lo cual se logra con el montaje de estructuras con surtidores, o vénturis, o inclusive mediante el uso de pistolas de soplado manuales, direccionados hacia la superficie que se quiere secar.

Esta tecnología aumenta la productividad de la cabina de pintura, sobre todo cuando esta no cumple con los requerimientos para el secado de pinturas base agua (caudal de 20.000 m³/h en adelante, y velocidad del aire igual o superior a los 0,4 m/s).

Radiación ultravioleta

Los productos de pintura que secan por radiación ultravioleta aún no se masifican en el mercado colombiano. Su principio se basa en la reacción de polimerización de sus componentes, provocada por la exposición a radiación ultravioleta, acelerando de manera significativa los tiempos de secado, incluso, más que con el uso de equipos por radiación infrarroja.

Por ahora existen masillas, aparejos, barnices que secan con este tipo de radiación y están dirigidos principalmente al negocio de colisión exprés. Estos equipos de secado ultravioleta son pequeños y de uso manual. Los operarios deben proteger sus ojos de este tipo de radiación, ya que es perjudicial para la vista. Se encuentran productos en el mercado que secan con sólo cinco minutos de exposición.

Paneles endotérmicos

Este sistema utiliza la corriente eléctrica. Por medio de paneles dispuestos adecuadamente se genera el calor necesario para realizar la reacción de secado homogéneo en la superficie pintada.

Se pueden disponer equipos portátiles con esta tecnología, pero en su mayoría, los paneles se adaptan a la cabina. Así, los paneles permiten sectorizar el secado de las piezas, especialmente aquellas ubicadas en las zonas laterales del vehículo, obteniendo un ahorro importante respecto del uso de la cabina/horno.

Así mismo, se puede controlar el funcionamiento de los motores de la cabina, haciéndolos operar a intervalos, con lo cual se reduce el uso de combustible con el consecuente ahorro en el gasto de insumos del taller.

Entradas relacionadas

Comentar