Secado o curado de la pintura automotriz

Hoy se utilizan las palabras secado y curado de forma un tanto imprecisa y en ocasiones sin seguir unas normas concretas. En primer lugar es necesario separar las pinturas líquidas en dos grupos; el primero es aquel en el cual la evaporación total de elementos volátiles produce un film cuyas características son definitivas; el segundo grupo lo forman las pinturas en las cuales después de la evaporación de las substancias volátiles todavía se debe producir o terminar una reacción química que conllevará un cambio progresivo de las características hasta obtener las definitivas.

Secado

Como ya se ha indicado, el secado se produce a partir del momento en que se han evaporado los componentes volátiles de la pintura. De forma general pueden producirse dos casos: el secado físico y el secado por oxidación, que de hecho debería considerarse dentro del grupo de productos que curan, pero históricamente se ha utilizado la palabra secado para definir su proceso para obtener las características finales.

Curado

De forma general se utiliza el término curado para definir el proceso de obtención de las características finales, secado,  en pinturas que se presentan en dos componentes o que precisan de una reacción química para alcanzar este objetivo.

En este apartado se pueden citar a título de ejemplo las pinturas de poliuretano formadas por un componente en base que tiene un determinado contenido en grupos hidroxilo y de un endurecedor a base de un isocianato o las pinturas epoxídicas cuyo componente pigmentado está basado generalmente en una resina epoxi y el endurecedor a base de una amina, poliamida, etc.

De forma general las pinturas que precisan de una reacción química sea esta entre dos componentes o  de radicales libres, de carbonatación, con la humedad ambiental, etc. se dice que curan o que tienen un tiempo de curado determinado.

Vida útil

Cuando se mezclan los dos componentes de una pintura se inicia la reacción del componente base y del endurecedor, si este tiempo supera un tiempo determinado la reacción ha avanzado lo suficiente para que la película resultante no tenga las características para las que se ha diseñado, tal es el caso de los wash-primers, de las pinturas epoxi líquidas y las de poliuretano.

El tiempo de vida útil o Pot-life es el tiempo durante el cual una pintura de dos componentes una vez mezclado, mantiene sus características y puede ser aplicada con garantía de que las características del film resultante sean las mismas que se obtienen con una mezcla recién preparada.

Entradas relacionadas

Comentar