Recomendaciones para el cuidado de un motor diésel

Por todos es conocido el buen rendimiento, la fortaleza y mayor durabilidad de los motores diésel  respecto a los motores de gasolina. Sin embargo la tecnología de los nuevos diésel los ha convertido en motores más limpios, eficientes y menos ruidosos.

Esta evolución en los motores diésel los hace más susceptibles a sufrir averías si no se realiza un mantenimiento adecuado y más riguroso que el que se lleva a cabo en un motor a gasolina. Aquí no hay cabida para dejar pasar unos kilómetros de mas entre cada cambio de aceite o mantenimiento.

Por ello, si su auto tiene un motor a diésel, conviene poner en marcha estos simples  consejos y así recorrer miles y miles de kilómetros de su motor a diésel sin contratiempos.

Manual de servicio

Es importante seguir las indicaciones del manual de servicio y mantenimiento, en él, se especifica cuando se debe realizar cada revisión, tipo de lubricantes, filtros y repuestos que debe utilizar exactamente. Es importante seguir de forma estricta los intervalos sugeridos y los repuestos originales, de lo contrario el motor va a reducir su eficiencia y puede sufrir fallas prematuras reduciendo su vida útil.

Turbo

Los vehículos diésel que además tienen turbo deben tener algunas medidas adicionales, no debe apagarse al instante mismo de haber llegar al destino final si estuvo circulado por carretera o en subidas pronunciadas, es conveniente apagar el motor hasta que haya pasado a un minuto dado que el aceite caliente acumulado en la turbina puede carbonizarse y eso terminará por afectar el turbo. En caso que el modo de utilización del motor sea muy alto (trayectos cortos, vías inclinadas, carreteras destapadas, etc.) se debe ajustar el tiempo de mantenimiento, utilizar filtros adecuados y realizar el cambio de aceite un poco antes para evitar daños en el turbo.

Nivel del tanque de combustible

Se debe mantener el depósito a un nivel adecuado, evitando llegar a niveles de solo ¼ de tanque ya que las impurezas del combustible diésel se acumulan en el fondo del  mismo tanque y si se deja casi vacío el sedimento puede pasar al sistema de alimentación y puede ocasionar daños en los inyectores o la bomba de inyección; esto se empieza a detectar con jaloneos del motor y bajo rendimiento.

Combustible

Evite cargar combustible en estaciones de servicio que muestren un bajo nivel de mantenimiento de sus tanques, es recomendable cargar en estaciones de servicio nuevas. Evitar cargar combustible si en la estación de gasolina se está descargando combustible de la pipa abastecedora o acaba de hacerlo. Es conveniente repostar después de una hora de que el camión cisterna finalizó el rellenado de los tanques de la estación. No esperar este lapso de tiempo significa que al rellenar el tanque del vehículo se mezclará con impurezas y humedad del carburante o de los tanques en el depósito, y se averiará el sistema de inyección.

Nivel de aceite

Revisar siempre el nivel de aceite, un nivel por debajo del mínimo puede provocar daños en el turbo o en el mismo motor. Tampoco es recomendable que le carguen el nivel del aceite por encima del máximo, puede dañar el turbo o reventar las conexiones y mangueras por exceso de presión. Para evitarlo, hay que revisar el nivel una vez al mes con el motor frío y en terreno plano, y asegurarse de que se encuentra entre el máximo y el mínimo. Si es necesario rellenar, hay que utilizar un aceite igual al utilizado en la última revisión y si se tiene que quitar habrá que hacerlo en un taller.

Aceite y filtro

El aceite debe ser el recomendado por el fabricante, no se debe cambiar los aditivos ni el nivel de viscosidad ya que puede afectar la vida útil del motor. El filtro de aceite debe cambiarse siempre que se realice el cambio de aceite de forma conjunta.

Encendido

Después de encender el motor no conviene iniciar la marcha sino después de unos 10 segundos de encenderlo ya que el motor está frío y esperar 10 segundos en ralentí ayuda a la bomba del aceite y ha tenido tiempo suficiente para que el mismo comience a lubricar todo el motor.

Revoluciones por minuto

Evitar acelerar de forma intempestiva, no superar las 2,500/3,000 rpm hasta que el indicador de temperatura del motor no marque su temperatura normal -unos 90ºC-; si no tiene ese dial indicador basta con que no se acelere a fondo durante los primeros 7 u 8 segundos porque aceleraríamos el desgaste interno de las piezas del motor y, con ello, su vida útil.

No exceder las 2,000 rpm y acelerar sin forzar cambios de velocidad hacia abajo ya que forzarlo así generará carbón en la combustión, algo que acorta la vida de la válvula del catalizador, lo que se detecta con una pérdida de potencia y además las partes internas del motor sufren más, provocando desgastes prematuros y mayores vibraciones.

Filtro de combustible

Cuidar y revisar el estado del filtro de combustible, su función es separar la humedad que contiene el diésel, si esa humedad llega al sistema de inyección, puede dañar inmediatamente la bomba de inyección o los inyectores. Siempre que se realice la revisión o como lo establezca el manual de servicio, se debe purgar el sistema para evitar fallas en el encendido.

Si piensa que es muy complicado mantener en regla, realizar monitoreo y cuidado de un motor diésel, lo mejor es decidirse por adquirir un vehículo con motor a gasolina, los mantenimientos en un motor diésel deben ser rigurosos si queremos mantenerlo en perfectas condiciones. La vida de un motor diésel depende directamente del mantenimiento.

Entradas relacionadas

Comentar