El turbo y el lubricante

La lubricación en el turbo es esencial, debido a su funcionamiento el turbo gira a muy altas revoluciones. Las cuales están relacionadas con el objetivo de aumentar la potencia del motor al introducir una mayor cantidad de aire en la cámara de combustión.

La velocidad de giro conlleva altas temperaturas de funcionamiento y presiones de trabajo, por el contacto entre las piezas, se da lugar a desgastes prematuros y averías. Por tanto el lubricante se vuelve indispensable, ya que este actúa como un refrigerante del eje y de los rodamientos, al mismo tiempo que proporciona la lubricación correcta para evitar problemas de desgaste.

turbo

Lubricantes

El lubricante permite la refrigeración, al pasa por las conducciones del turbo, por esta razón es necesario mantener un caudal adecuado de lubricante para permitir una rápida y eficaz transferencia de calor entre las piezas y el aceite, disminuyendo con ello las temperaturas de trabajo en la zona y manteniéndolas dentro de un intervalo de temperaturas óptimo.

De esta forma se logra que las holguras entre las piezas se mantengan adecuadamente, evitando que se produzca precisamente su dilatación, a causa del calor, esto daría lugar a desgastes.

De lo anterior podemos deducir, que se debe mantener la zona limpia. En el turbo se depositan residuos en la zona de los cojinetes y en el eje, a causa de estos podríamos tener un desequilibrio del eje, y por tanto un desgaste rápido o una avería.

Aditivos de los lubricantes

Los lubricantes están provistos de diferentes aditivos, de aquí la importancia de lubricantes con los aditivos detergentes y dispersantes. Que son los encargados de evitar la suciedad que se produces por aglomeración de residuos de la combustión, que se deposita en las superficies metálicas, son esenciales para evitar que se formen depósitos, que reduzcan el paso del aceite. La refrigeración de estas zonas producen un aumento de la temperatura de trabajo del turbo.

El uso de bases sintéticas ayuda a mantener limpia esta zona, dado que poseen una alta capacidad de retener la suciedad en su seno; lo que las hace altamente eficaces en mantener el turbo en las condiciones adecuadas para su funcionamiento. La suciedad que arrastran se eliminará en los filtros del aceite.

Todo ello facilita la capacidad del aceite para lubricar los elementos móviles del turbo, contribuyendo al correcto funcionamiento de este.

No es recomendable aplicar aceites con estos aditivos en sistemas o motores más antiguos donde no se venía utilizando. Ya que el aceite con estos aditivos retira todas las partículas obstruyendo el circuito y causa mayores daños.

Filtro de aceite

Para tener en cuenta, el filtro de aceite que se ubica antes de la entrada del turbo, puede presentar depósitos de partículas en el filtro, si es así, en su entrada se produce una reducción del paso del aceite, lo que puede dar lugar a que se acumule la suciedad en ese punto, cerrando el caudal de aceite hacia el turbo. Si llega menos cantidad de lubricante tenemos una peor refrigeración y una mala lubricación, que puede llevar a la avería.

Normalmente, en estos casos, antes de producirse la avería percibimos un ruido como una sirena, que aumenta de nivel a medida que recorremos más kilómetros. Si esto ocurriese se debe acudir al taller para que vean de donde procede.

Como evitar tener un problema con el turbo

Tipo de lubricante utilizado

Se deben utilizar productos sintéticos, un SAE 5W-40 o un 5w-30 si no hay filtro de partículas, en el caso de que exista será un 5W-30 ó un 0W-30 compatible con el filtro de partículas lo que deberemos utilizar.

Tipo de mantenimiento

El mantenimiento debe ser riguroso, por lo cual hay que reducir el tiempo o el kilometraje para el cambio del aceite; al acortar el kilometraje se reduce la concentración de suciedad en el aceite. El kilometraje en servicio severo se indica en el libro de mantenimiento.

Siguiendo estas indicaciones para el cambio del aceite se conseguirá disminuir considerablemente la posibilidad de la rotura del turbo, evitándose las consiguientes molestias para el usuario y el coste de reparación.

Recomendaciones

En varias ocasiones me preguntan acerca de los vehículos diésel y me preguntan si es cierto que no debemos apagar el motor inmediatamente y acerca de la razón. Acá lo hemos explicado de una forma clara, la lubricación. El turbo requiere de la lubricación no solo para evitar el desgaste, sino para mantener la temperatura adecuada del eje y los cojinetes, debido a las altas presiones y temperaturas.  Para evitar el percance que puede presentarse al apagar de forma intempestiva el motor y su incidencia en el sistema de lubricación, existen los turbo temporizadores o también conocidos como turbo timer (traducción al ingles), un sistema electrónico que mantiene encendido el motor por unos minutos, los requeridos para reducir el régimen de funcionamiento del turbo, que le permitirá reducir la temperatura y nivel de lubricación requerido.

Entradas relacionadas

Comentar