Qué es el cuerpo valvular

El cuerpo de válvulas es un elemento fundamental para el correcto funcionamiento de las cajas de cambios automáticas. El cuerpo de válvulas es conocido como el “cerebro” de la caja de cambios, se trata del componente más complejo y crítico de la transmisión automática.

La función del cuerpo de válvulas es enviar en el instante preciso la presión de aceite de transmisión requerida por los distintos paquetes de embragues y frenos de la transmisión para realizar, en cada momento y con exactitud según las condiciones de conducción, el cambio de marchas del vehículo.

Partes o componentes del cuerpo de válvulas

  • Bloque hidráulico (válvulas, muelles, bolas, filtros, pasos de aceite,…)
  • Solenoides (actuadores electro-hidráulicos)
  • Sensores: de velocidad, presión y temperatura.
  • Cableado o placa eléctrica

Además de estos componentes, la caja de válvulas necesita para su funcionamiento una centralita (TCU) que lo gestione. La TCU se encarga de gobernar y controlar el funcionamiento del cuerpo de válvulas, para ello envía y recibe información continuamente de otras centralitas, sensores o unidades de control del vehículo, como son las centralitas de motor y ABS, para reconocer las condiciones de conducción reales y, con ello, adaptar el comportamiento de la caja de cambios a través del cuerpo de válvulas.

Dependiendo de dónde se encuentre la unidad de control de la transmisión o centralita (TCU), puede ser:

  • Cuerpo de válvulas: la TCU se encuentra fuera de la caja de cambios.
  • Mecatrónica: la TCU está incorporada en el cuerpo de válvulas.

¿Cómo funciona el cuerpo de válvulas?

Un cuerpo de válvulas está compuesto básicamente por un conjunto de válvulas y muelles dispuestas dentro de un cuerpo metálico con una serie de cavidades y conductos por los que fluye el ATF a presión, y una serie de actuadores electromagnéticos (solenoides) que se encargan de direccionar dicho ATF y comandar, mediante presión hidráulica, la posición de dichas válvulas.

Según las condiciones reales de circulación del vehículo y, por consiguiente, la información recibida de otras unidades del vehículo, centralitas y/o sensores, la Unidad de Control de la Transmisión (TCU o TCM) del vehículo es la encargada de gestionar el funcionamiento de dichos solenoides.

El cuerpo de válvulas es muy sensible a cualquier resto de suciedad o contaminante que lleve el ATF, partículas y sobrecalentamientos, y tiende a presentar desgastes que en determinadas zonas que se traducen en pérdida de presión y funcionamiento erróneo de la transmisión.

Posibles averías

El cuerpo valvular de la transmisión automática no es un sistema que falle todo el tiempo, es por ello que hay que estar pendiente ya que, de forma inicial, los síntomas no son muy evidentes. Se irán notando más cuando el auto vaya entrando en calor y lleve unos 30 minutos de funcionamiento.

Si no tiene muy claro en qué aspectos debe tener en cuenta, cuando el cuerpo de válvulas puede empezar a presentar síntomas:

  • Ruidos: si al cambiar de marcha escuchamos ruidos y golpes puede ser síntoma de un cuerpo de válvulas en mal estado. Si al reducir la velocidad, poner la marcha atrás o cambiar la marcha se escuchan golpes tampoco es buen indicativo.
  • Lentitud al cambiar de marcha: si notamos nuestro auto ralentizado al introducir la marcha atrás o en la conducción notamos los cambios de marcha con lentitud, es otro signo de que algo no marcha bien en nuestro sistema de transmisión automática.
  • Palanca de cambios resbala: si la palanca se desliza más de la cuenta al cambiar de marcha es que algo no va bien en el cuerpo de válvulas, puesto que este elemento vela para que esta situación no se dé.

Si un mecánico confirma el fallo del cuerpo de válvula las posibles soluciones son reemplazar o reconstruir la pieza. La reconstrucción es la alternativa menos costosa y es la ideal cuando muchos de sus componentes están ilesos. Por otra parte, si la cantidad de daños es extensa el costo de la reconstrucción sería demasiado elevado, por tanto, lo mejor es sustituir la pieza por una nueva.

Comentar