Cajas de cambios CVT, cómodas y ahorradoras

Las cajas CVT o de transmisión continua variable se utilizan sobre todo en autos pequeños y medianos y ofrecen un buen ahorro de combustible, especialmente en la función start/stop. Al comienzo podíamos compararla con las transmisiones automáticas de tres, cuatro o cinco velocidades, pero desde la introducción de las versiones de seis, siete y ocho velocidades, las CVT se han perfeccionado para igualar el consumo.

Ahorran combustible, mejoran el confort y pueden instalarse en autos medianos o pequeños. Se trata de un tipo de cajas de cambio muy popular en Asia, sobre todo en Japón y China. Los principales fabricantes de estas cajas automáticas de variador continuo son Robert Bosch, que elabora el 95% y se basa en correas, y LuK, que las fabrica de cadenas.

Son cajas ligeras de bajo peso, comparadas con las mecánicas o automáticas, ofrecen un ahorro de combustible por esta misma razón. Su fabricación es sencilla al igual que su fabricación. Mejoran el confort de manejo, permitiendo realizar cambio de velocidades suaves y sin vibraciones.

¿Qué tiene por dentro una caja CVT?

Las cajas CVT cuentan con dos poleas unidas a una cadena o una correa. Una bomba que provee presión hidráulica para variar la relación entre las poleas. Al variar la distancia entre las poleas, varia la velocidad a la que se mueve la correa o la cadena. De esta forma una polea aumenta su radio y la otra lo disminuye. Como resultado de estos cambios, el par ejercido varia. Estos cambios en los radios, crean la variación continua, de ahí su nombre transmisión variable continua o CVT.

Lubricantes

El lubricante es una pieza importante en todo elemento mecánico, cada fabricante diseña la transmisión con el lubricante que está acorde a sus necesidades de fricción. De hecho, las necesidades de fricción del aceite que baña las cajas de cambios CVT son distintas según el material utilizado para fabricar la polea (metal), la cadena (metal o caucho) o incluso la correa.

Algunas de las mejoras en las cajas CVT incluyen cambios en el peso del variador y la incorporación de una transmisión auxiliar o engranaje planetario, un rediseño de la bomba de aceite y correas combinadas con metales.

Lo que conlleva que cada fabricante requiere de diferentes productos que son específicos de cada marca. Esto se debe a que las características de fricción entre correa y polea deben ser adaptadas a las condiciones de diseño.  Al principio se utilizaban aceites de cajas automáticas, pero como las especificaciones del sistema CVT han ido cambiando, actualmente se emplean productos diferentes.

La principal diferencia con un lubricante ATF es la necesidad de un único coeficiente de fricción para el sistema formado por la correa o cadena y las poleas. De hecho, debe ser elevado para reducir las fuerzas de compresión y mejorar la eficiencia. También ha de ser adecuado para los embragues húmedos del convertidor de par.

De esta forma, un coeficiente de fricción alto y estable requiere una baja posibilidad de que la correa o la cadena se deslicen bajo ciertas condiciones de carga. También contribuye a que se reduzca el desgaste.

Los requerimientos de los lubricantes para las transmisiones CVT son varias, teniendo en cuenta todas las características descritas, también deben contar con una viscosidad adecuada, proteger ante el desgaste por fatiga, deben ser compatibles con los materiales, deben ser antiespumantes y ofrecer una alta resistencia contra la oxidación, entre otras características

Los lubricantes deben tener características especiales para mantener la estabilidad en la viscosidad y protección al desgaste. La viscosidad debe estar entre 5,5 y 6 centistokes (cst). Para aumentar el ahorro de combustible. Por eso es tan importante contar con un aceite realmente adecuado a cada caja de cambios, que realmente tenga la capacidad de mantener su funcionamiento en perfecto estado.

Una pregunta frecuente es  conocer el mantenimiento de una caja de transmisión CVT, para esto debemos remitirnos al manual del fabricante, el cambio de aceite de la transmisión puede presentar periodos entre 60.000 y 150.000 kilómetros, según el fabricante.

Entradas relacionadas

Comentar