¿Por qué razón los autos ya no tienen reparación?

Todo tiempo pasado fue mejor, ¿ustedes que opinan? Los autos de ahora se fabrican de forma diferente a los vehículos antiguos.  Con el paso del tiempo no solo ha cambiado el diseño y los conceptos, sino también los materiales.

Si quisiéramos comprar un auto por partes su valor al final será entre 8 y 10 veces el valor de vitrina por el vehículo armado y listo para entregar.  En caso de un accidente no es tan fácil cambiar las piezas para reparar el auto, saldría bastante costoso.

Hace unos años existían mecánicos, latoneros y electricistas, reparar el auto era algo muy sencillo, había operaciones que si el mismo propietario contaba con las herramientas y la habilidad podría repararlos en su garaje. Pero los tiempos han cambiado, los materiales en los cuales se construyen los autos son diferentes, la electrónica y la automatización se apoderaron de la mecánica del automóvil, así que ya no es posible que cualquiera repare un automóvil.

Materiales de construcción

Los autos hoy en día han cambiado su construcción, el acero ha perdido su espesor, las aleaciones se tomaron los rines y los motores; y los plásticos ahora ocupan una mayor extensión.

La labor de los latoneros ha ido cambiando, los autos  ahora vienen en  aceros diferentes, el aluminio ahora hace parte de la carrocería y los plásticos que ya conocemos han evolucionado y ahora ocupan una mayor extensión en el auto.

Los materiales hacen que el vehículo se vuelva irreparable, la tendencia de estos materiales de construcción tiende más a la deformación y la rotura, volviendo las piezas irreparables.

Deformación programada

Pensar en autos indestructibles y resistentes es un concepto que ha cambiado en el mundo del automóvil. Los diseñadores se preocupan más por controlar el  movimiento de las fuerzas a través de la carrocería con el fin de proteger a los ocupantes, que por hacer autos indestructibles.

Aquí hacen su aparición los puntos fusibles, concentradores de esfuerzos y la deformación programada. Los diseñadores juegan con orificios, grabados y espesores de lámina a fin de programar la deformación de la carrocería,  haciendo predecible la destrucción en caso de colisión, de esta forma establecen estrategias para proteger a los ocupantes y ahora el habitáculo (cabina) es la estructura más resistente.

Por tal razón la deformación exterior será superior a la interior, si sumamos todo lo que se deforma vuelve irreparable el auto.

Autos con láminas más delgadas

Ahora todo se cambia, porque las láminas vienen estampadas en su más mínimo espesor, este aspecto dista mucho de aquellos tiempos cuando las latas resistían y respondían al martillo del latonero, donde se lograba forjar nuevamente hasta el más mínimo detalle de la lámina.

Las medidas y las tolerancias son aun más ajustadas, de tal modo que ya no es un ajuste milimétrico sino que casi que toca ajustar con un microscopio hasta el ajuste de una lamina, los ribetes son tan ínfimos y la economía se nota en los pliegues cada vez más reducidos.

Ni la pintura se salva

Se podía lograr disimular un rayón o un golpe con un pequeño retoque, era viable hallar el color en la paleta cromática existente. Los colores ya no se mezclan a ojo frente a un cajón multicolor, sino que un ahora el experto colorista es un computador.

Las pinturas bicapa y tricapa, llevan a tener que repintar un área mayor para disimular tan solo un rayón.

 La mecánica y la electrónica

Las partes de uso mecánico y la aparición de la electrónica amedrentaron a los alicates y los destornilladores.  Antes una simple llave, un destornillador o un alicate lograban desvarar al automóvil, un pequeño golpecito, ajustar o aflojar un tornillo o añadir un alambre lograban sacar de apuros al viajero.

Ahora si el auto falla la situación  es más dramática, deberá buscar un lugar donde cuenten con la tecnología para abordar a su computadora, y descifrar por medio de códigos lo que le sucede.

La electrónica se apoderó de los automóviles, ahora controlan todo a través de ella, el motor y la transmisión, la seguridad y la comodidad. Pero si el vehículo sobrevive con el tiempo y a pesar de sus múltiples funciones la tecnología avanza día a día y en un parpadeo no habrá computadores que sepan leer su auto y pasará a retiro por incompatibilidad electrónica.

Sistemas de seguridad

Los sensores y actuadores trabajan con cierta precisión que tienen mayor posibilidad de fallo. Entre más sofisticados los sistemas de seguridad son más costosos y más sensibles. A mayor cantidad de airbag mayores costos, un leve golpe que cumpla con los parámetros para la activación y todos estos harán presencia.

¿Por qué razón los autos ya no tienen reparación?

Los autos ya no tienen reparación, si unimos todos estos factores, materiales, deformación programada, laminas delgadas, pintura de mayor tecnología y avanzados sistemas de seguridad. La posible reparación o la salvación superan el costo de compra del vehículo, llegando al punto de que es más fácil adquirir un auto nuevo que reparar el afectado.

Entonces queridos amigos, nuestros carros están destinados a vivir unos cuantos años, pero no a perdurar, si sobreviven a los daños pasarán a ser obsoletos o irreglamentarios antes de que nos lleguemos a dar cuenta.

Entradas relacionadas

Comentar