Luces de Xenón

La luz de xenón consta de una ampolleta de cristal al igual que las luces comunes, la diferencia radica en que esta ampolleta contiene gas de xenón en su interior y no tiene un filamento de tungsteno como las luces halógenas.

Si su auto no cuenta con dicha tecnología no lo aleja de conocer su significado y funcionamiento, también es posible cambiarle a su auto la tecnología de iluminación con la que cuenta, en la entrada de hoy vamos a conocer diferentes cosas acerca de las luces de xenón.

¿Qué son los faros xénon?

 

Se trata de una lámpara de plasma con vapor de mercurio a alta presión, para la que el relleno de xenón solo juega un papel para el encendido inicial. Un arco eléctrico arde entre dos electrodos de Wolframio de la lámpara de descarga de gas de xenón.

El extremadamente pequeño espacio para arder (una ampolla de cristal de cuarzo) contiene un relleno de gas xenón a alta presión así como mercurio y sales metálicas, menos de 1 mg. Para el encendido se precisa de un impulso de alta tensión, que lo crea por medio de un balasto electrónico. Este dispositivo se encarga acto seguido del control de intensidad de la luz. Es una lámpara de plasma diseñada y fabricada con el propósito de soportar fuerte presión y temperatura.

Ventajas de los faros de xenón

  • Mayor luminosidad: lo que supone mayor seguridad en la conducción nocturna pudiendo anticiparnos más rápido a cualquier imprevisto en la vía, ganando capacidad de reacción.
  • Tienen mayor vida útil: una bombilla de xenón puede llegar a tener una vida útil un 100% superior al de una halógena.
  • Consumen menos energía: esto se debe a que no depende de un filamento sino del gas a alta presión que activa la corriente eléctrica, se pierde menos potencia que en el caso de la luz halógena tradicional.

Desventajas de los faros de xenón

  • Sustitución compleja: para realizar el cambio necesita de un experto, y el precio del cambio es más alto, repararla o mantenerla es relativamente superior respecto al caso de las luces halógenas citadas.
  • Riesgo de deslumbramiento: Dada su fuerza lumínica puede resultar peligrosa para los usuarios de la vía, especialmente si es una de doble sentido. Afortunadamente, la mayoría de fabricantes ya ha solucionado en parte este problema con los sistemas de regulación automática de altura.
  • Encendido retardado: el encendido es un tanto más demorado, aunque puede llegar a durar un tiempo aproximado de tres segundos, bueno para quienes no gustan esperar y quieren todo inmediato.

Faros bixenón

No son un tipo de faros aparte de los faros xénon como en el caso de los halógenos. El termino hace referencia cuando un auto equipa los faros con luces cortas de xenón y largas en el sistema convencional. Cuando se habla de bixenon quiere decir que tiene en el sistema luces de xenón para luces largas y cortas.

 ¿Son mejores los faros LED que los de xénon?

Son dos tecnologías diferentes, por su parte el LED se destaca por su eficiencia, y es que consume menos energía que el de xenón y muchísima menos que los halógenos, hay quien los defiende hasta el punto en que se gastan bastante dinero en un sistema total para su auto, y otros que todavía no se convencen por su iluminación.

Una de  las desventajas si lo han notado en los bombillos de la casa es que su alumbrado tampoco es espectacular, y en caso de que lo sea, la bombilla tiende a calentarse mucho. En los faros LED ocurre esto, para que la iluminación sea considerable, los faros alcanzan temperaturas muy altas. Algo que necesita ser compensado con sistemas de refrigeración.

En cuanto a la concentración de la luz, los faros LED la emiten de forma mucho más dispersa que el xenón, algo óptimo en una curva que además protege de un posible deslumbramiento. Pero a diferencia del xenón es que concentran con mayor profundidad la luz, perdiendo visión al horizonte.

Algunos expertos en elementos para la iluminación, recomiendan apostar en este caso por los faros de xenón.

¿Cómo cambio de faros halógenos a xenón?

Lo primero que tendrá que hacer es comprar un Kit de luces. Para ahorrarse disgustos por el camino, lo mejor será que lo aconseje el fabricante del vehículo o un taller oficial. Recuerde que al intervenir el sistema eléctrico o cualquier sistema del auto por fuera de la red le hará perder la garantía de su vehículo.

Entradas relacionadas

Comentar