Los primeros automóviles que rodaron por las calles Colombianas

Los primeros automóviles que llegaron a Colombia causaron gran conmoción y una serie de anécdotas entorno a su llegada. El temor que generaron fue indescriptible según los relatos que enmarcan la historia de la llegada de este monstruo que llegaba a nuestras tierras.

Según la historia el primer automóvil que hubo en Colombia, no rodó por las calles Bogotanas como muchos podrían imaginar. Acompáñenos por este recuento conociendo la historia de los primeros autos que rodaron en Colombia.

El primer carro rodó en Medellín

El primer auto transitó por las calles empedradas de la ciudad de Medellín y generó un gran temor porque a pocas horas de su llegada a las calles se daba inicio a la guerra de los mil días. No en vano le dieron en ese entonces el nombre “caballo del Demonio” atribuyendo a este el estallido de la guerra.

Fue el 19 de octubre de 1899, una fecha central en la historia del automóvil en Colombia a pocos días del estallido de la guerra de los 1000 días (1899-1902). Uno de los nombres ligados al denominado empuje que caracteriza a los paisas es precisamente el de Carlos Coriolano Amador (Medellín, 1.835-1919) el hombre que llevó a la capital de Antioquia, procedente de Francia, el primer carro que rodó por las tierras Colombianas.

A la salida de la misa de 12 la gente corrió, los caballos se desbocaron y el cura echó bendiciones, cuando Coriolano pasó frente a la iglesia de La Candelaria en el coche conducido por un chofer francés de apellido Tissnés, quien importó el carro con 7 galones de combustible. Horas después estalló en Medellín la Guerra de los Mil Días y entonces la gente dijo: El caballo del Demonio trajo la guerra”.

El curioso artefacto llegó el domingo 19 de octubre de 1899. Erael último modelo de la marca francesa Dion Bouton, de gasolina e ignición con manivela y arranque por cadenas que lo movían a jalones. Tenía capacidad para 3 personas (la gente decía que era para cinco: tres encima y dos empujando) y su velocidad máxima era de 25 kilómetros por hora.

El primer auto en Bogotá

Un año y medio después, en febrero de 1901, llegó a Bogotá de acuerdo con el historiador Enrique Santos Molano, el 25 de febrero el primer automóvil, introducido por el doctor Marceliano Pulido. Un Orient con motor de cilindro vertical de 4 HP, ubicado sobre el eje posterior y que alcanzaba veinte kilómetros por hora.

El primer auto en Boyacá

Al parecer ninguno de los anteriores causó tanta impresión como el Cadillac que trajo Duperlyen 1909. Seguramente generó el mismo pánico y la misma alteración cuando el presidente Reyes lo llevó a Boyacá para inaugurar la Carretera Central hasta Santa Rosa de Viterbo, su pueblo natal.

El primer auto en Neiva

En Neiva la primera impresión de un carro quizás no haya sido diferente. El primer carro que llegó al Huila no fue precisamente por carretera. Llegó en una embarcación de champanes por el río magdalena. El primer carro que arribó a Neiva en 1922 fue un Ford de tres patas traído por José de la cruz Moncaleano, éllo manejaba y después Lino Arturo Gutiérrez quien acababa de llegar de estados unidos de pagar servicio militar.

Ya conocimos la historia de la llegada de los primeros autos en Colombia, para muchos en sus inicios eran como demonios, algo desconocido. En la actualidad son un medio de transporte, parte de la familia o un estilo de vida.

El número de vehículos en la actualidad ha crecido. Para dar un ejemplo podemos observar la cantidad percapita de algunos países. Por ejemplo Estados Unidos ocupa el primer lugar a nivel mundial con 965 vehículos por cada 1000 habitantes, Luxemburgo ocupa el segundo lugar con 686 por cada 1000 habitantes y Colombia en la actualidad cuenta con 148 vehículos por cada 1000 habitantes ubicándose en el lugar 64.

El automóvil es foco de grandes historias y recuerdos de la sociedad, nuestro país también cuenta con una historia del automóvil.  ¿Conoce la historia del primer auto que rodó por las calles de su ciudad? Cuéntenos la historia y sus detalles.

Entradas relacionadas

Comentar