Como pintar un auto – Para principiantes

Un trabajo de pintura "hecho en casa" podría ahorrarte mucho dinero, especialmente si solo buscas mejorar la calidad de la pintura de tu auto cuando ésta se ve desgastada o como si estuviese perdiendo color. Lo más importante es una buena preparación previa y tener un buen plan de como se hará el trabajo. Muchas personas intentan hacerlo de buenas a primeras dando por sentado que, pintar un auto, será como cualquier otro trabajo de pintura; sin embargo, cuando llegan a la tienda de pinturas y el vendedor comienza a preguntar sobre que buscan, normalmente quedan sorprendidas al escuchar: Uretano o acrílica? ¿De una sola etapa? ¿Base solvente o base agua? entre otras preguntas con términos especializados. Por esto, la preparación y planificación son muy importantes.

Lo necesario para pintar el auto

Una de las primeras cosas que se debe tener en cuenta es que pintar un auto es un trabajo que lleva tiempo, no se puede hacer apurado si se desea obtener buenos resultados, así es importante que te asegures de tener varios días disponibles. Otra cosa que sin ser limitativa es lo más recomendado, es tener un sitio cerrado pero ventilado para realizar el trabajo; así evitarás imperfecciones en el trabajo causados por la intemperie pero tendrás el aire suficiente para que los gases de los componentes químicos no afecten tu salud. Sin embargo, no olvides siempre usar equipo de protección, como traje de pintor, mascarilla y lentes de seguridad.

También será necesario tener papel de lija de 1200 y 2000 granos (seca y húmeda de ser posible) junto con una lijadora eléctrica o neumática (especialmente si pintarás todo el auto, no querrás lijarlo todo a mano), cinta adhesiva para cubrir las partes que no pintarás, papel de diarios para ayudar a cubrir las partes más grandes, un compresor con su pistola para pintar y por supuesto la pintura que hayas escogido, entre otras cosas.

La preparación para pintar el auto

Como se mencionó anteriormente, éste es uno de los puntos más importantes. Se debe asegurar que ningún contaminante, como el polvo, caiga sobre la pintura húmeda. por eso se debe ser muy cuidadoso de limpiar el área donde se vaya a realizar el trabajo y extremadamente cuidadoso si dicho trabajo se realizará en un sitio abierto. Luego, se debe lavar bien el auto, asegurándose de que la superficie quede libre de polvo, grasa o cualquier tipo de sucio. Si decides pintar todos los detalles, incluyendo las partes internas deberás desarmar por completo el auto, incluyendo el desmontaje del motor. Si sólo deseas la parte exterior solo deberás cubrir las partes que no se pintarán. Como último paso de la preparación, no olvides tus equipos de seguridad personal.

El pelado o remoción de pintura anterior

Se le llama así al proceso de remover la pintura vieja del área que se va a pintar. Se debe lijar la superficie con movimientos circulares. Aunque tengas el equipo eléctrico o neumático, siempre habrá esquinas o pliegues con espacios reducidos donde tendrás que lijar a mano. Para lograr el mejor acabado al pintar se debe lijar hasta llegar al metal y asegurando una superficie lisa. Este proceso puede tomar su tiempo, aproximadamente unas 2 horas por cada panel. Luego, asegúrate de limpiar la superficie lijada para evitar que queden residuos y polvo.

El priming (primera capa)

Es la aplicación de la capa base. Para este paso se debe asegurar que las partes que no se desean pintar estén bien cubiertas. Normalmente, se debe preparar el "primer" usando las cantidades recomendadas por el fabricante para la mezcla. Se debe rociar con un movimiento de lado a lado con una distancia recomendable de unos 15 cm entre la pistola y la superficie. No dejes de mover la pistola mientras rocías, si concentras el rociado en un solo punto, la pintura se verá más gruesa en dicho punto al terminar el trabajo y no se lograra el acabado deseado. Algo de practica previa con cualquier lámina de metal que puedas usar ayudará a dominar la técnica. La aplicación de esta capa se recomienda hacerla del techo hacia abajo. Normalmente son necesarias de 2 a 3 capas de "primer", lo que, junto a los tiempos de secado recomendados, se toma un buen tiempo. Se paciente, de esto depende que el trabajo tenga los resultados esperados. Para terminar, se recomienda usar una lija de 2000 granos para nivelar la superficie resultante y limpiar los residuos con un trapo y un poco de "thinner". No uses demasiado o quitaras la capa que acabas de aplicar.

La pintura

Al fin, la parte esperada. Tal y como sucedió con el "primer" la pintura debe ser preparada de acuerdo con las recomendaciones del fabricante. La técnica para aplicar la pintura es la misma y los tiempos de aplicación y secado también suelen ser los mismos que los de la capa base. Se recomiendan de 3 a 4 capas para lograr el resultado esperado, lijando la superficie con el papel 2000 antes de la última capa para así asegurar la uniformidad. Luego, en caso de imperfecciones, se pueden corregir lijando y repintando.

El barniz

Paso importante para darle el brillo y la apariencia atractiva a tu auto. Se debe aplicar exactamente igual que la pintura.

Para finalizar, se deben remover las cintas y papeles usados para cubrir las partes no pintadas mientras el barniz esté aún húmedo, asegurándose de no tocar y dejar pegado ninguno de estos elementos en la pintura recién aplicada. Con un poco de práctica, persistencia y paciencia pintar tu auto por ti mismo es posible y la satisfacción inmedible, sin olvidar el ahorro económico que esto significa.

Entradas relacionadas

Comentar