¿Cómo funcionan las alarmas para autos?

En el preciso momento en el que se presentó el primer vehículo ya existía el riesgo de robo, al igual que sucede con las motos, las bicicletas, las viviendas, los celulares… Es algo que sabemos y que intentamos evitar mediante la instalación de alarmas para autos, sistemas de seguridad para el hogar, candados para bicicletas y un sinfín de protecciones que nunca son suficientes.

En este caso hablaremos sobre los sistemas de alarmas para autos, su funcionamiento y su instalación.

Alarmas para autos: Tipos de sistemas de alarmas

Las alarmas son dispositivos creados para proteger nuestro vehículo de posibles robos. Y cuando hablamos de robos no estamos hablando de algo que sea realmente difícil que suceda.

De hecho, en países como Estados Unidos se produce un robo de vehículo cada 20 segundos y probablemente, si no quiere que sea el suyo, intentará asegurarse de colocar alarmas u otros objetos de protección.

La gran mayoría de vehículos ya integran el sistema anti robo pero existe la posibilidad de reforzar la protección de serie mediante la instalación de una alarma para auto. Eso sí, existe una gran variedad de sistemas de seguridad en el mercado cuyo precio varía en función de la calidad. Tenemos disponibles sirenas, sensores, unidades de control por ordenador o receptores de radio, entre otros.

Funcionamiento de las alarmas para autos

El tipo de alarma elegida es indiferente en el sentido de que la mayor parte de ellas funcionan de igual modo: una computadora central controla los sensores instalados en el auto y en el momento que se detecta un movimiento se activan las señales visuales y sonoras correspondientes a su tipo de alarma.

El movimiento registrado puede ser un contacto directo con el vehículo (alarmas volumétricas) pero también puede serlo un acercamiento al entorno del auto (alarmas perimetrales).

¿Quieren saber cómo funcionan las alarmas independientemente del tipo que sean? Básicamente, un sistema de seguridad con alarmas se basa en la instalación de una serie de piezas o sensores en distintas partes del auto a través de las que se puede conectar una computadora externa que forma parte del sistema.

Esta computadora está conectada a la batería del auto pero también a la bocina, luces y a la propia sirena del sistema, en caso de integrarla.

De esta forma, los sensores son utilizados como detectores de volumen (alarmas volumétricas) o de movimiento (alarmas perimetrales).

Por norma general, la computadora se percata de que el sistema está encendido pero las puertas no se han abierto (dado que se han forzado). En ese preciso momento comienzan las señales acústicas y visuales para alertar al propietario del vehículo de que algo está sucediendo y de que, como ya sabrán, es probable que se trate de un robo de su auto.

Otros sistemas de alarmas

Además del sistema mencionado, existen otras alarmas alternativas para autos que consisten no tanto en dar alerta del robo en el momento del mismo sino de evitarlo después de que se produzca, antes de que nuestro vehículo desaparezca. Hablamos de los sistemas de localización por GPS o del modo anti-salto.

El sistema de localización por GPS nos permite monitorear vía satélite el recorrido que los delincuentes están haciendo con nuestro auto. Así, podemos obtener su ubicación correcta e intentar recuperarlo con ayuda de la policía.

El modo anti-salto es mejor todavía porque se trata de un sistema que permite la detención del motor unos momentos después de que el delincuente lo haya arrancado. Así, gracias a un control remoto podremos desactivar el motor en caso de que nos percatemos que nuestro auto se está alejando.

Evidentemente, cada sistema de alarma tiene ventajas y desventajas. De hecho, a día de hoy, existen diferentes métodos de hackeo de alarmas para autos o de sistemas Bluetooth que ayudan a los ladrones a llevar a cabo el robo del auto. Por eso, muchos conductores no hacen el esfuerzo económico de colocar una alarma o un sistema anti robo manual.

¿Significa esto que las alarmas para autos no son eficaces? Depende del tipo de alarma y, lamentablemente, no podemos generalizar.

Entradas relacionadas

Comentar