Motor rotativo y motor reciprocante

El origen del motor rotativo o motor Wankel (por Félix Wankel, su inventor) se remonta a los años veinte, años en los cuales el ingeniero alemán invento y obtuvo la patente de su diseño. Se llama motor rotativo, porque a diferencia del motor reciprocante donde se tienen pistones con movimiento lineal, el motor Wankel, está diseñado para funcionar con movimientos de rotación únicamente, ya que este consta de un rotor triangular simétrico con lados ligeramente curvos y un estator o bloque en forma de óvalo para realizar los ciclos de cuatro etapas presentes igualmente en los motores reciprocantes, que son: admisión, compresión, combustión y escape. Estos cuatro ciclos ocurren dentro de una cámara de combustión generada por el rotor y el estator, por lo que se obtiene una cámara de combustión en movimiento, es decir de volumen variable.

Este diseño genera una potencia mayor, ya que, mientras en los motores reciprocantes se necesitan dos giros del cigüeñal para lograr un ciclo de combustión, en los motores rotativos se logra el mismo ciclo con un solo giro del eje conductor.

Por otra parte, los motores Wankel tienen mucho menos partes en movimiento en comparación con los motores reciprocantes. Mientras el primero tiene 3 partes principales en movimiento: los dos rotores y el eje, incluso el más simple de los reciprocantes tendrá 40 partes en movimiento incluyendo pistones, cigüeñal, válvulas, entre otras. Esta diferencia se traduce en una mayor confiabilidad del motor rotativo.

Además, todas las partes en movimiento en un motor Wankel giran continuamente en una misma dirección, contrastando claramente con los movimientos bruscos y con cambios violentos de dirección que se presentan en los motores de pistones. Por otro lado, los motores rotativos están balanceados internamente con contrapesos giratorios, que permiten eliminar vibraciones. Esto hace que los motores rotativos funcionen con mayor suavidad y menor generación de ruido, lo que es ampliamente considerado una ventaja, aunque los amantes del rugir de los motores no estén de acuerdo.

Como puede verse, los motores Wankel presentan grandes ventajas sobre los motores reciprocantes. Sin embargo, existe una serie de retos a superar para los diseñadores y constructores de autos que quieran utilizar este tipo de motores en sus modelos, entre los que podemos mencionar:

  • Generalmente, es más difícil cumplir con las regulaciones que existen respecto a las emisiones cuando se usa un motor rotativo.
  • Los costos de fabricación pueden llegar a ser mayores, principalmente debido a que la cantidad de motores rotativos producidos es mucho menor que la de motores reciprocantes producidos.
  • Normalmente, los motores Wankel consumen más combustible que los motores de pistones debido a que la eficiencia termodinámica de los primeros es reducida por tener una cámara de combustión alargada y una razón de compresión más baja.

Finalmente, existen otros inconvenientes que han evitado que el motor rotativo reemplace al motor reciprocante, entre los cuales podemos mencionar la poca existencia de personal capacitado para el mantenimiento de dichos motores, problemas de sellado que aunque se han disminuido aún representan una gran deficiencia y la necesidad de frenos de mayores dimensiones debido a lo que se conoce como bajo freno motor.

Entradas relacionadas

Comentar

Una opinión
  1. SANTANDER dice:

    quedo claro lo de reciprocante y rotativo