Lincoln Continental: el coche en el que murió Kennedy

lincoln continental

El 22 de noviembre del año 1963 quedó marcado en el calendario para toda la historia. Sobre todo para los estadounidenses. Fue el día en el que Lee H. Oswald disparó a John F. Kennedy, causándole la muerte y provocando uno de los magnicidios más grandes de la historia.

Las escenas se han repetido infinidad de veces. Y en ellas hay un protagonista, más allá de todas las personas: el Lincoln Continental. El coche en el que Kennedy murió y cuya historia veremos hoy en este artículo.

El coche del Secretario de Defensa

En 1961 el secretario de defensa de EEUU, Robert Strange McNamara, que también era presidente de Ford, decidió modificar un diseño antiguo para crear este vehículo. El antiguo diseño, de Elwood Engel (que iba a ser para un nuevo Ford Thunderbird), se convirtió en este Lincoln Continental.

El coche era un 4 puertas, descapotable, que medía hasta 6.5 metros e iba equipado con un Ford MEL de 7.044 cc y 366 CV. Otras características destacadas era su tracción trasera, velocidad máxima de 185 km/h o su consumo (desmedido) de 20,8 litros / 100 km.

Ford estaba muy orgulloso de este coche, ya que el cambio de diseño con respecto a otros Lincoln era espectacular. De hecho, este modelo marcó el diseño de los vehículos en los años 60 y 70 para todas las marcas.

¿Cuánto le costaba a Kennedy este coche?

El vehículo de Kennedy fue especialmente habiltiado para su uso y tenía su propio nombre (X-100). Tenía ciertos extras como mayor longitud (1,07 metros), un asiento mucho más elevado para destacar al propio Kennedy o techos extraíbles. Lo curioso es que no tenía ni un solo elemento de seguridad adicional.

Las mejoras hacían aumentar el precio del coche hasta 200.000 dólares. El coche valía 7.400 dólares, por lo que puede imaginar la diferencia.

Ford le cobraba al gobierno estadounidense una módica cantidad de 500 dólares al año por su uso. La publicidad era más que suficiente pago para la marca.

Ford mantuvo la propiedad del vehículo, alquilándolo a la Casa Blanca por la módica cantidad de 500 dólares al año (3.886 dólares de hoy, o 3.661 euros).

¿Qué ocurrió con este coche tras la muerte de Kennedy?

El coche siguió utilizándose durante más de 10 años. Tras la muerte de Kennedy, el Lincoln Continental se limpió y restauró gastando más de 500.000 dólares en la operación llamada Quick Fix.

Se blindaron las plazas traseras, se puso un techo y ventanas con cristales antibalas y se eliminó cualquier posible vía de entrada de balas u otros objetos al presidente. Además, el coche fue repintado y su motor aumentó hasta los 415 cv. Todo para proteger al presidente.

¿Y por qué no se cambió el coche? Porque no había dinero para hacerlo. Las arcas de EEUU estaban más que vacías por culpa de la Guerra Fría y no quedó otra que seguir usando este coche para los futuros presidentes (Johnson, Nixon y Ford). Hasta que no gobernó Jimmy Carter no se cambió.

¿Crees que se equivocaron al usar el Lincoln Continental?

Tras la muerte de Kennedy los coches presidenciales pasaron de ser abiertos a ser búnkeres con motor. Los líderes debían ser protegidos y la seguridad era lo primero. ¿Crees que debió de hacerse esto mucho antes? ¿O crees que la elección del Lincoln Continental fue adecuada pero tuvo mala suerte?

Entradas relacionadas

Comentar