La importancia de mirar los espejos al conducir

Los espejos retrovisores, al igual que los controles de estabilidad y los frenos forman parte de la seguridad activa del vehículo. Estos asisten de forma permanente al conductor antes de realizar una maniobra segura.

Es importante ubicarlos de tal forma que podemos evitar obstáculos en el campo visual reduciendo los puntos ciegos, mejorando la percepción visual y espacial del vehículo.

Es indispensable adquirir el hábito de revisar los espejos antes de efectuar la maniobra. Con frecuencia los conductores desconocen por completo el uso de estos elementos tan indispensables para la conducción.

La posición correcta

En ocasiones, al intentar cambiar de carril observamos en el espejo lateral  y no hay autos circulando por ese sector, y al realizar la maniobra aparece repentinamente uno que nos hace sonar la bocina para alertar su presencia. Ese automóvil siempre estuvo allí, pero no logramos verlo.

Esto sucede porque en el auto existen algunos de visión a los que el conductor no tiene acceso, por circunstancias que corresponden al diseño, parabrisas más lanzados, menores superficies vidriadas, y pilares A y C (marcos que rodean los parabrisas) de mayores dimensiones.

Si bien en la parte frontal los conductores tienen menos visibilidad del lado izquierdo porque el pilar de ese costado está más próximo, los expertos aseguran que los puntos ciegos son más peligrosos cuando se realizan giros a la derecha, y no son pocas las veces que ese sector obstruye la visión del automovilista, que no alcanza a observar a un peatón o incluso a un auto.

Reglaje de espejos

El reglaje de los espejos es esencial para evitar cerrar a otro vehículo, y deben estar ubicados de manera tal que el conductor pueda observar el sector lateral de su vehículo sobre el borde interno del retrovisor. Con esta ubicación es más sencillo maniobrar en espacios reducidos.

Los expertos recomiendan a quienes tienen menos experiencia de manejo mirar dos veces el espejo antes de efectuar la maniobra de giro. Si no viene nadie, conviene esperar unos segundos para volver a observar, y ahí realizar el adelantamiento.

Otro de los consejos es observar por encima del hombro antes de realizar un cambio de carril para asegurarse  que no circula otro automóvil.

Para resolver este inconveniente existen espejos que se colocan en la parte superior del guardabarros delantero, que permiten tener un mayor panorama de los sectores laterales.

Como ver y ser vistos

Tan importante como tener un buen campo visual es ser vistos por el resto y evitar colocarse en los puntos ciegos sobre todo en los vehículos más largos, como buses y camiones, los cuales tienen mayor cantidad de ángulos muertos.

De la misma forma que nos ubicamos en el asiento para observar por donde transitamos, se deben graduar y ubicar los espejos del auto para poder tener una percepción de lo que está sucediendo en la parte posterior del auto.

La solución está en acomodar los retrovisores correctamente, incluso el central, antes de conducir según la estatura del automovilista y la posición de manejo que desea adoptar, para evitar ser protagonista de un accidente.

La suma de lo que se observa en los tres espejos  debe mostrarnos un panorama casi completo de lo que sucede atrás de nosotros, lo que equivale a lo que percibimos con el panorámico delantero.

Recuerden que los espejos se deben estar revisando constantemente y en especial cuando vamos a  realizar un sobrepaso o realizar un cambio de carril. Algunos conductores solo los miran cuando les hacen sonar la bocina y algunos ni siquiera cuando la escuchan voltean a mirar los espejos, ellos andan como los caballitos mirando solo hacia adelante.

La recomendación siempre es la seguridad, revise los espejos periódicamente y realice sus maniobras cuando el camino este despejado y seguro.

Entradas relacionadas

Comentar