Biela, la palanca que mueve el automóvil

“Dadme una palanca y moveré el mundo” dijo Arquímedes y si lo traducimos al mundo del automóvil la biela es la palanca que le da vida al motor.

Hoy hablaremos acerca de las bielas, partes de la biela, materiales, como se fabrican y su importancia para el funcionamiento del motor.

Biela

Las bielas son un elemento básico en los motores de combustión interna y en los compresores alternativos. Se diseñan con una forma específica para conectarse entre las dos piezas, el pistón y el cigüeñal.

Se puede denominar biela a un elemento mecánico que sometido a esfuerzos de tracción o compresión transmite el movimiento articulando a otras partes de la máquina.

Es una especie de brazo que une al cigüeñal con el pistón. Transmite el movimiento entre el cigüeñal y el pistón, su movimiento es muy similar al que se produce cuando pedaleamos en la bicicleta.

Función

Su función radica en conectar el pistón con el cigüeñal transmitiendo la fuerza recibida de la combustión a través del pistón. Añadiéndole un émbolo forma el mecanismo básico de los motores de combustión interna, permitiendo producir un movimiento giratorio a partir del alternativo de varios pistones cuyos puntos muertos no se producen al mismo tiempo.

Partes de la biela

Las características constructivas de la biela, en cuanto a forma y dimensiones están en función del trabajo a desarrollar. Se pueden distinguir tres partes de la biela:

Pie: es la parte con el agujero pequeño forjado en la base del cuerpo en la que se introduce el casquete a presión, en el que luego se inserta el bulón, un cilindro o tubo metálico que une la biela con el pistón.

Cuerpo de la biela: es la parte central forjas que tiene la suficiente solidez para recibir los esfuerzos de tracción-compresión en su eje longitudinal. Por lo general presenta una sección en forma de doble H, T y en algunos casos de cruz.

Cabeza de biela:  es el agujero de mayor diámetro, que consta de dos mitades, una solidaria al cuerpo y una segunda superpuesta denominada sombrero, que se une a la primera mediante tornillos y en su interior se conecta con el cigüeñal.

Pasador de la biela: es el mismo pasador del pistón que en algunos manuales figura como bulón, pasador del pistón o pasador de la biela y se encarga de conectar la biela con el pistón.

Casquetes o cojinetes de biela: son los metales que se interponen entre la biela y el cigüeñal. Están construidos en un material antifricción, recubiertos en babbit que le permite permanecer unido de forma solidaria. Cada casquete está construido en dos piezas, una instalada en la biela y la otra en la cabeza de la biela para evitar que se giren debido al movimiento rotatorio del cigüeñal.  

Materiales

Por lo general, las bielas de los motores alternativos de combustión interna se realizan en acero templado mediante forja, aunque hay motores de competición con bielas de titanio o aluminio, realizadas por operaciones de arranque de material.

El material que debe tener la biela debe tener la suficiente estabilidad mecánica para resistir las prestaciones que le exige el cigüeñal y para reducir la inercia que pueda crear. El metal que se utiliza es un acero al carbono, aleado con níquel-cromo-magnesio o con níquel-cromo-molibdeno.

En los motores de competencia se utiliza aleación de titanio por sus cualidades excepcionales, sin embargo no es posible su fabricación en serie por los altos costos que tiene este material.

Entradas relacionadas

Comentar