Asistente de arranque en pendientes

El sistema de asistencia al arranque en pendientes es un dispositivo al que muchas marcas denominan Hill Holder o HLA y forma parte de la seguridad activa del vehículo. Se trata de un sistema que es cada vez más frecuente como parte del equipamiento de serie de muchos coches, y cuando es opcional tiene un costo relativamente bajo.

Como marca, el sistema fue introducido por Studebaker en el año 1936 y fue promocionado por la empresa como una opción en el modelo del año 1939. Luego, comenzó a aparecer en los Subarus viejos y hoy en día lo podemos ver expandido en un montón de coches de diferentes marcas. Si bien todos tienen su propia patente o modificación del Hill Holder, Fiat, Saab, Cadillac, BMW y muchas otras compañías líderes ya lo han adoptado.

Como muchos de los otros sistemas del vehículo, la asistencia al arranque es una función adicional del sistema antibloqueo de frenos ESP, que le brinda los elementos para detectar el ángulo de inclinación de la carrocería. Y lo que tiene de interesante es que no hace falta acostumbrase a su uso porque es completamente automático, de modo que el conductor no debe hacer nada, por lo que evita tener que ayudarse con el freno de mano para salir de las rampas pronunciadas.

¿Para qué se utiliza el HLA?

El sistema de asistencia de arranque en pendientes le permite al conductor mover el vehículo con mayor facilidad cuando se encuentra ante una pendiente pronunciada, sin la necesidad de hacer uso del freno de mano.

El sistema HLA se activa de manera automática cada vez que el coche se detiene en  una pendiente con más de cuatro grados (en la mayoría de los sistemas éste es el número si bien puede variar), y también se encarga de activar la reversa cuando el vehículo tiene el frente cuesta abajo.

Siempre que el HLA está activado, el vehículo se detiene en la pendiente durante dos o tres segundos hasta soltar el pedal de freno, lo que torga el tiempo necesario para acelerar y poner el auto en movimiento sin sufrir un deslizamiento hacia atrás.

Para los conductores que son inexpertos con los cambios manuales o que llevan poco tiempo manejando en circunstancias que pueden generar dificultades, el HLA trabaja de maravilla. También en situaciones donde el tráfico es muy pesado y hay inclinaciones pronunciadas. Por eso, los conductores expertos pueden sentirse más cómodos empleando su propia técnica, coordinando el embrague con el acelerador y freno.

¿Cómo funciona el HLA?

Esta función adicional del sistema antibloqueo de frenos ESP utiliza uno de sus sensores especiales que tiene la capacidad de detectar el ángulo de inclinación de la carrocería. Una vez superado ese ángulo (suele ser de cuatro grados), y siempre estando en fase de arranque, el sistema aplica presión al circuito de frenos y evita que el vehículo se vaya hacia atrás por un par de segundos al levantar el pie del freno. La función no se activa al arrancar con el coche en una bajada, por supuesto.

Otorga una facilidad a los conductores para que no tengan que maniobrar con el embrague para que el coche no se vaya hacia atrás en el tiempo que lleva pasar el pie del freno al acelerador. Vale aclarar que tampoco hay que esperar que el sistema libere por sí solo los frenos: si se suelta el embrague y se acelera suavemente antes de que transcurra el tiempo de aplicación programado de los frenos, éstos pasaran a liberarse solos.

Entradas relacionadas

Comentar

Una opinión

Trackbacks

Check out what others are saying about this post...
  1. […] de frenado), BAS (sistema de asistencia de frenado), TCS (sistema de control de tracción), DBC (sistema de control de descenso en pendientes), HAC (sistema de control de ascenso en pendientes), ESC (sistema de control electrónico de […]