Sistema de alerta de cambio involuntario de carril

El sistema de alerta de cambio involuntario de carril le permite al conductor saber si abandona el carril por el que circula sin conectar antes los intermitentes, en caso de una distracción. Está compuesto por un sistema que tiene los siguientes elementos:

  • Un sistema capaz de detectar las líneas del carril por el cual se transita
  • Una centralita electrónica
  • Un sistema de aviso al conductor

Las denominaciones comerciales que tiene el sistema son LDW (Lane Departure Warning) o AFIL (Alerte de Franchissement Involontaire de Ligne) en el fabricante Citroën. Además, hay una evolución del sistema conocida como LKAS (Lane Keeping Assistance System) en la cual, utilizando un par de giro hacia una dirección asistida, se le indica al conductor en qué sentido debe girar para poder seguir dentro de las marcas delimitadas por el carril. Es tecnología de lo más moderna.

¿Para qué se utiliza el sistema de alerta de cambio involuntario de carril?

Es una de las innovaciones más eficaces que se introduce en los coches más modernos para alertarles a los conductores del cambio involuntario de carril. El mismo se activa cuando el conductor abandona el carril que está circulando sin conectar antes los intermitentes, movimiento que se contempla como una distracción.

Forma parte de la seguridad activa de los vehículos y muchos estudios han demostrado que sólo en España, si todos los coches contasen con este sistema, se podrían evitar el 10% de los accidentes, que son más de 500 muertes al año. Muchos de estos accidentes suceden por falta de concentración, despistes o hasta la inconsciencia del conductor al quedarse dormido al volante. Y si se llevan esas cifras a nivel global, las vidas que se salvan y que se pueden salvar potencialmente si se implementa en más coches, son miles.

¿Cómo funciona el sistema de alerta de cambio involuntario de carril?

El sistema detecta las líneas de carril gracias a una serie de sensores infrarrojos incorporados en la parte inferior del vehículo, que hacen uso de la luz que reflejan las líneas de la calzada para identificar si el vehículo está sobre ellas. Si eso sucede, y el conductor no ha activado los intermitentes, la centralita electrónica interpreta que se está abandonando involuntariamente el carril y le advierte al conductor con diferentes métodos: algunos fabricantes hacen vibrar el asiento, otros el volante y algunos emiten avisos sonoros y luminosos.

También, puede detectar las líneas que delimitan un carril con el análisis de las imágenes provenientes de una cámara, que suele instalarse en el pie del espejo retrovisor interior. Así, el sistema permite reaccionar ante una trayectoria conocida, pudiendo predecir la salida de carril antes de que ésta suceda. Hay que sumarle que además es un sistema que no genera alarmas falsas ante otras líneas, como pueden ser flechas pintadas en la calzada. Como punto negativo, funciona peor en casos de visibilidad reducida.

Entradas relacionadas

Comentar