¿Sabe cuáles son los enemigos del aceite?

El aceite es el encargado de lubricar las piezas móviles del motor, colocando un colchón que reduzca la fricción entre las piezas metálicas. Además de su función principal se encarga de  controlar la temperatura del motor y de evitar la corrosión.

Existen unos enemigos que tienen los aceites y les hacen perder su función principal; a continuación vamos a conocer cuáles son estos enemigos.

Calor y Frío

La viscosidad del aceite varía en función de la temperatura  cuando se eleva o se disminuye la viscosidad, por esta razón los fabricantes elaboran aceites que sean más resistentes a esta perdida. Así reduce el consumo de aceite y mantiene en buena forma las propiedades de lubricación y sello.

El frío por el contrario incrementa la viscosidad de los aceites, por lo que aquellos que son utilizados en este tipo de climas deben ser suficientemente fluidos para facilitar el arranque y circular rápidamente por el sistema de lubricación para llegar a todas las áreas críticas del motor cuando este se pone en funcionamiento a bajas temperaturas.

Oxidación

Conducir a velocidades altas por largos periodos de tiempo en climas cálidos, puede incrementar la temperatura del aceite causando un aumento en la oxidación del lubricante, formando depósitos y ácidos dañinos, que atacan las piezas internas. Para prevenir esta situación, Muchas marcas desarrollan formulaciones con paquetes de aditivos de alto desempeño para ayudar a controlar la oxidación.

Espuma

Cuando el aceite se mezcla con el aire produce espuma y pierde la capacidad de soportar esfuerzos y disipa menos el calor del interior del motor, por esta razón los aceites tienen aditivos anti espumantes.

Presión

Un enemigo oculto, la presión tiende a retirar la película de lubricante que está en la superficie de los elementos en movimiento. Cuando la presión es lo suficientemente alta, se puede generar contacto metal-metal, aumentando la fricción, desgaste y aumenta la temperatura, así la posibilidad de un motor agarrotado se incrementa. Los lubricantes deben contener unos aditivos que formen películas resistentes, que soporten las elevadas presiones existentes en algunas partes de los motores modernos, principalmente levas, balancines, válvulas. Deben tener una untuosidad adecuada.

Contaminantes

El motor en la combustión genera contaminantes, el movimiento de las piezas móviles también, todas estas partículas deben ser eliminadas al drenar el aceite. Los lubricantes pueden controlar una cantidad limitada de estos contaminantes. Cuanto más rápidamente se formen estos materiales, de igual manera se requerirá cambiar el aceite. Muchas marcas están formuladas con paquetes de aditivos dispersantes que mantienen suspendidos en el aceite los contaminantes que son principalmente productos generados por una combustión incompleta.

Corrosión

En la combustión por cada litro de gasolina que se quema se genera aproximadamente un litro de agua en forma de vapor. Una parte proviene también del aire de admisión húmedo. Cuando las paredes del cilindro se enfrían, parte del vapor se condensa en ellas y se forma agua. Esta se mezcla con los productos derivados de la combustión y forma ácidos, los que generan desgaste corrosivo de anillos, pistones y cilindros, además de la aparición de herrumbre en otras partes.

Entradas relacionadas

Comentar