Motor Gripado

El gripado es sin duda la avería mas grave que puede tener un motor ya sea gasolina o diesel, en muchos casos es el fin de un motor.

¿Qué es un motor gripado?

Un motor gripado o agarrotado, sucede cuando dos piezas, una móvil y una fija entran en contacto directo y por efecto de la temperatura o la fricción se suelda entre sí. Generalmente sucede entre el pistón y la camisa o también entre el cigüeñal y los cojinetes.

¿Cuando se presenta el gripado?

  • Diseño: fallas en el diseño, motores que no se han experimentado de la forma adecuada, falta de resistencia en los elementos, condiciones de trabajo inadecuadas para el diseño, calidad de combustible, temperatura exterior,etc.
  • condiciones de uso: equipos obligados a producir al 100% de su capacidad en muchos casos, o por encima de ese 100% real durante largos periodos de tiempo, u obligados a funcionar en unos regímenes de arranques y paradas constantes que no han sido previstos en su diseño.
  • Negligencias graves de operación: La más habitual de todas estas negligencias suele ser tratar de arrancar una y otra vez con testigos presentes sin solucionar el problema, confiando en que sea una falsa alarma proveniente de un instrumento que da una medida errónea. Esta interpretación de las alarmas que proporciona el sistema, incluso la eliminación de la seguridad que evita el arranque en condiciones de riesgo para la máquina, causa en algunos casos la destrucción completa del motor.

El gripado pistón-camisa

Este se presenta en la parte superior de la camisa, donde se presenta una temperatura elevada producto de la compresión. Este efecto se presenta por cuatro causas principales:

  1. Falla por lubricación: cuando la lubricación es inadecuada, por falta de presión, viscosidad y untuosidad, que no es capaz de cubrir el espacio entre el pistón y la camisa. También se puede presentar cuando el aceite ha perdido sus propiedades. Si el aceite falla el roce que se genera en las piezas eleva la temperatura uniendo las piezas, incluso pueden superar los límites de los materiales y fundirse.
  2. Falla por refrigeración: sucede cuando el sistema de refrigeración no cumple con su función, el refrigerante o el fluido de trabajo no son capaces de evacuar el calor que se genera en la camisa, o la presión del fluido es ineficiente. También cuando existe una fuga del refrigerante, o las tuberías se encuentran tapadas y no hay flujo del mismo.
  3. Desequilibrio de biela: es una cuestión más de diseño, puesta a punto o modificación del motor, con el objetivo de mejorar el funcionamiento, reducir las vibraciones y tensiones. Si el cigüeñal no está equilibrado de una forma adecuada, se puede recostar un pistón, desgaste excesivo en alguno de los perfiles del pistón, provocando roces y calentamiento de la pieza.
  4. Daño en la capa por fallas de compresión: cuando se presenta paso de la llama entre pistón y camisa casi siempre por mal estado de la zona de compresión, el aumento de la temperatura reduce la capa lubricante llevando a la fricción.

El gripado del cigüeñal

Consiste en el bloqueo de uno de los cojinetes del cigüeñal, dificultando su movimiento.  Hay dos tipos de cojinetes uno hacia el lado de la biela y otro hacia el lado del bloque del motor, cualquiera de estos es susceptible de generar el gripado.

Las causas del gripado están ligadas:

  • Falta de lubricación: presión o caudal bajos o inexistentes, falta de nivel de aceite, falla en la bomba, pérdida de propiedades del lubricante, existencia de partículas en el lubricante.
  • Defecto de diseño: cuando los casquetes no corresponden a las dimensiones, o el cigüeñal no tiene las medidas ideales.
  • Defecto de montaje: cuando la persona que realiza el montaje no tiene el suficiente conocimiento, falta de limpieza en el montaje, monta los casquetes al revés, o realiza el ajuste de forma inadecuada sin seguir el par de apriete adecuado o sin realizar pruebas de ajuste con calibrador plástico o plastigage.

Recomendaciones

  • Realizar los mantenimientos programados
  • Utilizar el lubricante recomendado por el fabricante
  • Revisar el sistema cuando se encienda el testigo de lubricación en el tablero de instrumentos
  • Revisar los niveles de lubricante y refrigerante
  • Revisar posibles fugas en los fluidos
  • Revisar la calidad del aceite
  • Evitar realizar arranques y paradas frecuentes, muchas veces el gripado está asociado a estos hábitos de conducción.

Entradas relacionadas

Comentar