¿Qué son los autos “Youngtimers”?

Loa años pasan y ya tenemos que ser más específicos sobre los que significa que un automóvil sea considerado un “clásico”. Recordemos que la era de automoción masiva comienza con la producción en serie ideada por Henry Ford para su legendario Ford Modelo T en 1908, por lo que ya suman 107 años desde que nuestras fieles máquinas nos acompañan por las carreteras. Son 107 años donde hemos vistos nacer auténticas joyas de las ingeniería y también hemos sido testigos de fracasos de diseño que han llevado marcas enteras a la extinción.

Tantas décadas de historia no se puede resumir en una sola categoría que englobe todos los autos que simplemente luzcan “viejos”, porque nada tiene  que ver los últimos modelos de Packard en los años 50 con el Mustang Fastback GT-390 que llevaba Steve McQueen en la película “Bullit”,  y eso que sus lanzamientos comerciales están separados por tan solo 10 años.

Por este motivo, los entusiastas del motor y vehículos antiguos han comenzado a sentar las bases de lo que con suerte sería un sistema de catalogación internacional de autos “no contemporáneos”, donde claramente se diferenciarían las épocas, características y funcionalidades.

youngtimer-1

Europa y su fascinación por el motor

Durante la Segunda Guerra Mundial, muchas de las personas que se veían  obligadas  abandonar sus hogares enterraban sus autos en el patio o jardín de la casa para evitar que fueran destruidos o robados durante la invasión y poder desenterrarlos cuando fuera seguro.  Esta muestra de amor por los vehículos puede dar una idea del vínculo tan estrecho de las personas con sus vehículos en el viejo continente.

Desde la creación  del espacio económico único europeo se han creado legislaciones especiales en todos los países miembros para la conservación y trato administrativo especial de los autos de importancia históricos o con características de especial valor cultural.

Hasta hace poco tiempo, los requisitos para la matriculación de un vehículo como histórico eran mantener el estado original (como salió de fábrica) y que ya hubiera cumplido más de 25 años de su lanzamiento, pero las administraciones de tránsito y los autoclubes se dieron cuenta que coches tan comunes como VW Golf II, Ford Fiesta o BMW Serie 3 no podía beneficiarse del estatus de “clásico” (exoneración de inspecciones periódicas e impuestos, seguros muy económicos, etc), ya que hay enormes cantidades en uso diario, por lo que no son escasos,  peculiares o especialmente notorio . Por otro lado, no conviene fomentar un parque automotor envejecido y que no genere tributación a hacienda.

El Nacimiento de los “Jóvenes Clásicos”

A todos nos parece injusto que caigan en un limbo aquellos vehículos viejos, pero que no califiquen para ser clásicos. Por estas inquietudes, los clubes de aficionados al motor de Alemania y Austria comenzaron a catalogar a ciertos vehículos como “Youngtimers”, un neologismo que hace un guiño al término “Oldtimers” (de los viejos tiempos), pero adaptada a la relativamente corta edad de éstos.

Lo que comenzó como un montón de jóvenes de la Europa de los años 90 comprando su primer coche con un presupuesto limitado se convirtió en la afición por los modelos que en cierto modo evocaban la parte más romántica de los últimos 30 años.

Estética Youngtimer

El aspecto de los Youngtimers (también llamados clásicos modernos o clásicos jóvenes) no está tan estrictamente regulado como los vehículos históricos, por lo cual existe una inmensa variedad de paquetes de accesorios y mejoras disponibles en el mercado. También es posible “trucar” el rendimiento  y desempeño de los Youngtimers sin que se traspase el límite de lo legal, aunque siempre veremos a algún mecánico “creativo” que quiera buscar la manera de instalar un motor v12 en un Renault 5.

Entre las tendencias más punteras de modificación de Youngtimers están:

Rat: Suelen llevar una suspensión baja y carrocería modificada, aligerada y disminuida lo más posible para mejorar rendimiento y consumo. Los acabados estéticos son descuidados, e incluso llegando a simular oxido o metales en bruto con pinturas metálicas.

Old School: Se restaura el auto tomando como referencia la estética de los speedsters americanos de los años 50, como los vistos en películas como Grease o American Graffitti. Los trabajos de pintura y cromados de estas máquinas pueden llegar a ser muy minucioso (y costoso).

 Tuning: Aquí puede entrar una amplia gama de modificaciones. La estética tuning no siempre se puede relacionar con acabados exquisitos y gustos refinados y la cantidad de detractores es casi tan grande como de seguidores. El tuning comprende todas las modificaciones de un coche –antiguo o no- para aumentar su vistosidad con elementos como pinturas muy llamativas y brillantes, sistemas de sonido exagerados, llantas enormes y muy cromadas, y accesorios tan alejados de la función original del auto como videojuegos de última generación, sistema neumático controlable para dar saltos e interiores personalizados en fibra de vidrio y gel coat.

Muchos puristas consideran que modificar un Youngtimer es una profanación al concepto original y una falta de respeto a lo que significó y significan las marcas con más tradición.

¿Y tú quépiensas? ¿Modificarías tu Youngtimer?

Entradas relacionadas

Comentar