Lo que debe saber del liquido de frenos

Se trata de un fluido cuya función principal es permitir que la fuerza que se ejerce desde el pedal del freno sea transmitida hacia los cilindros de las ruedas, pudiendo así realizar una frenada efectiva.

El líquido de frenos debe mantenerse en buen estado y para ello es necesario cambiarlo periódicamente. Uno de los principales factores que se deben revisar es el punto de ebullición. Cuanto más sea el calor generado y más alta la temperatura que alcanza el líquido de frenos, más fácil será que entre en ebullición, provocando la aparición de burbujas que disminuyen la efectividad de la frenada.

Normalmente, el líquido de frenos se debe cambiar cada 2-4 años, dependiendo del uso que se le dé al vehículo.

Tipos de líquidos de frenos

En la actualidad existen diferentes normativas que regulan las propiedades de los líquidos de frenos, una de las más usuales es la FMVSS 116, que clasifica la calidad del líquido de frenos según el punto de ebullición. Esta norma corre a cargo del Departamento de Transportes de Estados Unidos, DOT.

  • DOT 3: Se usa en frenos convencionales. Tiene un punto de ebullición seco de 205ºC, húmedo de 140ºC y su viscosidad es de 1500cSt (unidades de viscosidad). Es el más común y económico.
  • DOT 4: Se trata de un líquido empleado tanto en frenos convencionales como en ABS. Tiene un punto de ebullición seco de 230ºC, húmedo de 155ºC y su viscosidad es de 1800cSt. Es similar al DOT 3 aunque ofrece mejores prestaciones y una mayor durabilidad. Dentro de este tipo podemos encontrar también la especificación Super Blue Racing, que ofrece unas prestaciones mucho más altas y sitúa su temperatura de ebullición en los 260ºC.
  • DOT 5: Se utiliza específicamente en vehículos cuyo líquido de frenos tenga una base sintética en vez de mineral. Por tanto, no se puede mezclar con los DOT 3 y DOT 4 que sí tienen base mineral. Su punto de ebullición es de 260ºC.
  • DOT 5.1: Es un líquido con un punto de ebullición seco de 270ºC, húmedo de 180ºC y tiene una viscosidad de 900cSt. Al contrario de lo que se pueda pensar, no es una evolución del DOT 5, de hecho tiene base mineral. Su principal ventaja es que tiene mayor poder higroscópico que los DOT 3 y DOT 4, es decir, tiene más capacidad para absorber humedad.

Revisar el nivel del líquido de frenos

  • Ubique el depósito del líquido de frenos situado en el cilindro maestro del freno. El cilindro se encuentra en la parte trasera del motor en el lado del conductor del vehículo. Una tapa cubre el depósito.
  • Compruebe el nivel del líquido de frenos en el cilindro. En los vehículos más nuevos, el depósito está identificado con las líneas de nivel “máximo” y “mínimo” claramente marcados. Asegúrese que se encuentra en su nivel, sin sobrepasar el nivel máximo.
  • Finalmente, vuelva a colocar la tapa. Asegúrese de que quede bien cerrada.

Recomendaciones

Lee el manual del propietario para encontrar el calendario de mantenimiento recomendado para la marca y el modelo de su vehículo.

Si tiene muy poco líquido de frenos en el depósito, no añada el líquido de frenos usted mismo. Lo más recomendable es llevarlo al servicio técnico para revisar el nivel de las pastillas y estado del sistema de frenos.

Nunca llene en exceso el líquido de frenos. El fluido necesita espacio para expandirse cuando se calienta, además tiene  una propiedad higroscópica que puede levantar la pintura y dañar piezas adyacentes.

Líquido de frenos negro

El líquido de frenos esta hecho de etil-glicol y es higroscópico, lo que significa que tiende a absorber humedad, y esta es la principal razón para que demos mantenimiento a este sistema.

Este liquido tiene características de resistencia al calor y punto de ebullición elevado, así fue diseñado para aguantar las altas temperaturas que hay en el sistema de frenos, si supera cierto porcentaje de humedad, este pierde sus cualidades y puede generar gas dentro del sistema y (basados en el mismo principio de Pascal) los gases son compresibles, de tal modo que si esto sucede provocaría que el pedal del freno se vaya más profundo de lo normal dándonos la sensación de que nuestro auto no se detiene.

Por otro lado, si tenemos humedad en el sistema, se puede generar corrosión dentro del mismo y esto puede producir picaduras en cilindros provocando fugas de presión o permeabilidad de líquido.

Un dato importante es que el líquido de frenos puede contener humedad si el auto circuló 20,000 kms al año o si se quedó el mismo año parado en su estacionamiento, esto es cuestión de tiempo y no precisamente de uso.

El cambio de líquido de frenos se recomienda cada 30,000 kms o dos años, pero es posible verificar el nivel de humedad en este fluido con equipo especializado, de esta manera se tiene la certeza de si está o no dentro de parámetros y con su sistema de frenos seguro.

Si no tarda mucho en ponerse negro o si lo empezó a hacer recientemente lleve su carro al taller,  porque si es peligroso tener así el liquido de frenos, si solo se obscurece (no que se ponga negro negro), es un proceso de oxidación normal.

 

Entradas relacionadas

Comentar

Una opinión
  1. Romel Dice:

    La nissan urban NV 350 tiene filtro de particulas?

    Responder