Lo que debe evitar en vías angostas de doble vía

Las vías urbanas, rurales y nacionales todavía son de doble sentido y una sola calzada en tramos de varios kilómetros, a pesar de que los impuestos en Colombia cada vez son más altos, son inversamente proporcionales a las obras de infraestructura de nuestro país.

Es importante transitar de forma segura para evitar accidentes y congestiones en las vías, en esta entrada les comentamos aquellos aspectos que debe evitar para sufrir un accidente en estas vías y para mejorar la movilidad.

Adelantar

Es increíble pero un 99% de los conductores en Colombia lo hacen, tenemos un nivel de paciencia (conciencia) demasiado bajo. Muchos le atribuyen la culpa al afán, yo más bien me atrevería a decir que es un tema más de sentido común. No deberíamos hablar de desconocimiento de la norma en un país donde la licencia de transito se obtiene solo con la certificación de una escuela de conducción donde obligatoriamente se debe enseñar sobre normas de transito.

El riesgo de accidente al adelantar en vías de doble sentido y un solo carril es demasiado alto, ya que no permite una visibilidad adecuada volviendo inminente un choque. Además de la dificultad para realizar alguna maniobra evasiva, se vuelve más peligroso en vías urbanas donde puede atropellar peatones, colisionar con motocicletas o estrellarse contra una vivienda.

Una tercera acción que aunque suene muy raro, ocurre, es que adelanten dos vehículos al mismo tiempo,  donde no es un solo auto el que transita en contravía sino dos, una situación barbará que casi siempre termina en accidente.

Estacionar su vehículo

Es bastante complicado y enreda la movilidad, generando un mayor riesgo para quienes transitan por este carril que se ven abocados a transitar en contravía. Aparte del atascamiento que genera al bloquear por completo un carril de circulación, aumenta el riesgo de accidente.

Otro error más complejo aún es estacionar y hacerlo en contravía, y si lo traemos a colación es porque pasa y muy frecuentemente. Aparte de bloquear la vía y todo lo descrito en el párrafo anterior, al tratar de incorporarse puede bloquear ambos carriles y se expone ante un choque en ambos sentidos de la vía, mucho más  peligroso que el primero.

Conducir muy cerca de los demás

En este tipo de vías donde se convive con vehículos de servicio público es factible que estos se detengan sin realizar ningún tipo de indicación (luces direccionales, o estacionarias) a recoger pasajeros y si no mantenemos la distancia de seguridad adecuada lo más probable es que se presente un choque por alcance.

Exceder el límite de velocidad

Las vías de doble sentido y un solo carril son normales dentro de la ciudad y en carretera. En ciudad algunos olvidan que transitan por vías de uso residencial y exceden los límites de velocidad, que aunque para la ciudad está dentro de los 60km/h en las zonas residenciales está señalizado para 30 km/h, y las consecuencias las hemos visto en los noticieros, vehículos estrellados contra las vivienda y peatones que pierden la vida aun cuando se encuentran transitando por los andenes.

En carretera sucede algo que es absurdo y paradójico a la vez: vías de doble sentido con un solo carril con límite de velocidad de 90km/h y en vías de doble calzada con toda la reglamentación donde se tiene que transitar a 60km/h, e incluso a 40km/h, algo que es completamente absurdo, tan absurdo como encontrar una señal de transito que indica velocidad de circulación 90 y a los 10 metros otra que indica 60.

Detenerse en las intersecciones

Un acto digno de los conductores de servicio público, recoger pasajeros en las intersecciones, impidiendo la circulación en cualquiera de los sentidos. Pero más complicado es lograr integrarse desde una intersección, donde no existe ninguna opción para quien se integra de entrar a ningún carril, porque así el conductor sea amable y le de vía, no falta el motociclista o conductor de vehículo que lo adelante en contravía y le impida ingresar al carril.

Indiscutiblemente no hemos podido cambiar la mentalidad del colombiano para elegir sus gobernantes de tal forma que todos los impuestos se conviertan en obras. Pero si podemos cambiar nuestra mentalidad ante las situaciones viales. Todos tenemos el derecho a la libre movilidad en el territorio colombiano, aprendamos a utilizar las vías para que todos podamos hacer uso de ellas desde cualquier punto de vista: peatón, ciclista, motociclista o automóvil. Tenga en cuenta las recomendaciones, no es difícil aprender a ser buen ciudadano.

Entradas relacionadas

Comentar