Preguntas frecuentes sobre fusibles

El fusible está diseñado para proteger las partes más importantes de un sistema eléctrico del sobrecalentamiento y los daños relacionados como lo vimos en artículos anteriores. Cuando ocurre una sobretensión de la corriente, el alambre que se encuentra al interior del fusible se quema y corta la conexión con el circuito.

Aunque suena fácil y entendible existen muchas dudas al respecto de los fusibles y en el presente artículo vamos a resolver muchas de estas dudas, esperamos solucionar la mayoría de ellas.

¿Puedo provocar una avería aún mayor por cambiar el fusible?

No es posible, lo único que puede pasar es que el fusible vuelva a fundirse, el sistema volverá a quedar inutilizado hasta tanto se resuelva el corto.

¿Cómo sé si la avería de la que me está avisando es grave o no?

Será una avería grave probablemente un cortocircuito si el fusible se ha fundido y, nada más cambiarlo, se vuelve a fundir.

¿Funcionará el sistema sobre el que actúa el fusible en caso de que éste se funda?

No, en caso que el fusible en cuestión es el que activa el airbag, el sistema queda inoperante, y sin los sistemas que controle este mismo fusible. Al cambiar el fusible el sistema vuelve a funcionar, pero si se rompe de nuevo volverá a quedar inoperante.

¿Cuándo debo acudir al taller?

Lo recomendable es que se acuda siempre al taller, aunque usted haya cambiado este elemento puede volver a fundirse, es importante revisar el circuito para revisas que causo el fallo del fusible, que por lo general es un corto.

¿Y si pongo un fusible de mayor amperaje del que debe llevar?

Es posible que se provoque otra avería grave en el sistema, o que afecte ciertos componentes. Por ejemplo, si el fusible corresponde al del motor elevavidrios, lo más posible es que este se dañe.

¿Cuánto cuestan?

Es posible conseguir la cantidad que necesite, desde uno en adelante, existen diferentes calidades y precios, entre 300 y 500 pesos la unidad, también venden la caja.

¿Dónde comprarlos?

En tiendas de repuestos, en centros del automóvil, en las grandes superficies o en los talleres oficiales.

¿Por qué tantos colores?

Tienen una mera función identificativa: los naranjas son de 5A; los rojos, de 10A; los azules, de 15A; los amarillos, de 20A; los blancos, de 25, los verdes, de 30.

Entradas relacionadas

Comentar