Historia de Volkswagen: los automóviles del pueblo

Volkswagen es una de las marcas de coches más impopulares del momento. Su polémica con el falseamiento de las emisiones de gases contaminantes ha dañado la imagen de una marca que, hasta el momento, era una de las más importantes de la historia y de los años actuales. (casi un 13% de cuota mundial).

Sin embargo, eso no quita que Volkswagen haya sido una de las marcas pioneras en ofrecer automóviles baratos y asequibles para cualquier tipo de bolsillo. ¿Y de dónde proviene esa idea? ¿Quién fue el promotor de esta marca alemana? ¿Cómo evolucionó?

Todas estas respuestas las podréis encontrar en este resumen de la historia de Volkswagen, la cual os  contaremos con detalle en este artículo.

Los orígenes nazis de Volkswagen

En 1930 surgió en Alemania una pequeña idea comercial por parte de la Sociedad de la Preparación del Coche Alemán: construir un coche accesible a todo el pueblo alemán. El proyecto permaneció parado, hasta que en 1933 Adolf Hitler se hizo con el poder y decidió invertir muchos recursos y esfuerzos en él.

El verdadero objetivo de Hitler no era dar un coche a todo el pueblo, sino crear una marca más competitiva que las francesas e inglesas y poder demostrar el gran poder alemán. En 1933 sacó a concurso la concesión para diseñar y producir los Volkswagen, siendo Ferdinan Porsche el ganador de este concurso.

Ferdinand Porsche y Adolf Hitler se unirían a partir de ese momento para intentar crear el denominado Volks Wagen (auto del pueblo) y construir la fábrica de automóviles más grande del mundo.

hitler volskwagen

Kdf-Wagen, Kdf-Stadt y el Escarabajo

Para Hitler no era suficiente con construir la fábrica más grande de Europa, sino que también era necesario construir una ciudad y una central eléctrica junto a ella. Debía de poder ser una ciudad autoabastecida y en la que los trabajadores pudieran vivir junto a la fábrica de Volkswagen.

El pueblo elegido fue Fallersleben, ya que estaba a orillas de un río y tenía espacio suficiente para construir una fábrica y una ciudad. La ciudad fue denominada Kdf-Stadt y el vehículo, lejos de tener el nombre de Volkswagen, fue nombrado como el Kdf-Wagen (fuerza de la alegría).

Eso sí, todo el mundo en Alemania llamaba al coche Volkswagen, ya que Kdf-Wagen solo se usó en los panfletos comerciales y dentro del ejercito nazi. De hecho, el modelo fue bautizado por un nombre popular que ha llegado hasta nuestros días: Beetle o Escarabajo.

El coche recibió ese nombre como una broma por parte de el New York Times, ya que el diseño creado por Porsche y Hitler (el cual pulió el diseño y lo hizo más deportivo) recordaba a ese insecto. Esto es algo que no haría mucha gracia a Hitler, pero que a la larga se convertiría en el nombre del vehículo como todos sabemos.

La ciudad y la fábrica se fundaron en 1938, con 70.000 personas presentes y Hitler y Porsche conduciendo un Kdf-Wagen para celebrarlo. Sin embargo, algo haría cambiar todos los planes de Hitler.

volkswagen beetle 1938

La estafa de la II Guerra Mundial

Debido a que Alemania necesitaba todas las fábricas disponibles para producir material militar, la Kdf-Stadt se convirtió en un centro de producción militar. Eso sí, Hitler decidió "jugar" con los alemanes y prometerles que se estaba fabricando el Volskwagen Beetle y que había mucha demanda.

Si los alemanes querían el coche, tenían la posibilidad de pagar 5 marcos cada semana hasta completar el pago y poder recibir su Kdf-Wagen. Se reunieron casi 290 millones de marcos, que fueron a parar a Rusia en concepto de reparaciones de guerra. Por lo tanto, ningún alemán consiguió su Kdf-Wagen a través de ese ahorro.

Con la caída del régimen nazi y la muerte de Hitler, se puede decir que el diseñador del coche (el propio Hitler) nunca llegó a ver su coche salir de la fábrica. De hecho, Porsche también fue encarcelado y justo después de comenzó a producir en serie el Beetle a manos de empresarios ingleses.

kdf-stadt

La popularidad del Volkswagen Beetle

En los años posteriores a la II Guerra Mundial el Beetle comienza a conseguir popularidad poco a poco. Sin embargo, hasta los años 50 no se convierte en un vehículo estándar en Europa, ya que en 1950 vendió hasta 100.00 vehículos.

Este hecho animó a los dueños de Volkswagen, que siguieron mejorando el vehículo con frenos hidráulicos y un nuevo motor. Incluso se crearon 3 versiones: convertible, techo corredizo y cerrado. Todas estas mejoras llevan a que en 1955 se llegue a vender un millón de unidades, un record absoluto para cualquier marca alemana.

Durante estos años también se crea en la fábrica de Volkswagen otro coche mítico: el Type 2 o Bulli. El monovolumen clásico y que tan popular se volvió durante la época "hippie".

volkswagen bulli

La decadencia del Beetle y la llegada del Golf

En 1972 Volkswagen se convierte en el fabricante más grande del mundo, con 15 millones de unidades producidas, superando incluso a Ford y su Ford T. Sin embargo, había un problema: las ventas del Beetle caían en picado. Había que buscar un sucesor.

Más allá de crear varias series que se mantienen hoy el día, como el Volskwagen Passat Volkswagen Scirocco, destaca un modelo sobre el resto. El digno sucesor del Beetle y el buque insignia de la marca desde los 70 hasta hoy en día: el Volkswagen Golf.

Se creó en 1974 y comenzó a ser un superventas en muy poco tiempo. El Golf GTI se convirtió en un mito instantáneo y las fábricas tuvieron que trabajar a máxima potencia para poder satisfacer la demanda.

Durante los años 80 Volskwagen siguió mejorando el Golf sacando nuevas versiones y comenzó a firmar acuerdos con otras marcas como Audi, Skoda y SEAT. Y también tuvieron tiempo para crear otro de sus modelos más populares, el Volkswagen Polo.

Y por si los acuerdos fueran pocos, Volkswagen también decide adquirir numerosas marcas de lujo como Rolls-Royce, Bentley, Bugatti y Lamborghini. Los del coche del pueblo ya no eran tan "Volskwagen" como antes.

golf 1974

La polémica de la emisión de gases

La historia de Volskwagen hasta el año 2015 es un éxito, ya que es una de las productoras de vehículos más grandes del mundo y su dominio se extiende a casi todos los países. Sin embargo, en 2015 un escándalo salpicaría a la compañía y tiraría por tierra toda su reputación.

La EPA (Agencia de Protección del Medio Ambiente de EEUU) descubre que Volkswagen ha implantado un software en todos los coches diésel para superar y falsificar los test de contaminación. Este software hacia parecer que el coche superaba el test, cuando en realidad el vehículo estaba emitiendo hasta 40 veces más gases tóxicos de los permitidos.

Volkswagen intentó "tapar" la polémica afirmando que solo había utilizado el software en medio millón de vehículos en EEUU, pero se descubre justo después que también se ha utilizado en Europa afectando la estafa a más de 11 millones de vehículos. La compañía cede, admite sus errores y, a pesar de su caída de hasta un 37% en bolsa, mantiene el tipo.

Todos estos fallos provocan que el presidente de Volskwagen, Martin Winterkorn, dimita y deje paso a Matthias Muller. A día de hoy todavía no se sabe cómo solucionará el problema de esos vehículos Volkswagen, aunque estamos seguros de que no le saldrá precisamente barato.

gases volkswagen

Modelos míticos de Volskwagen

Entradas relacionadas

Comentar