Frenos: posibles fallas y causas

Los frenos son el sistema más importante que existe en el automóvil, es el que brinda la seguridad al lograr detener el vehículo en las circunstancias que se requiera. Los frenos son un elemento vital de los autos, pero muchas veces no reciben la atención necesaria aumentando las posibilidades de accidentes. Por eso es importante conocer cuáles son los fallos más comunes que pueden producirse en este sistema.

Es un sistema vital para el conductor, que muchas veces desconoce las posibles fallas y manifestaciones que puede tener este dispositivo y que puede estar causando la falla. Interpretar las señales adecuadas para esto no es solo un tema para expertos.A continuación encontraremos las señales que indican falla en los frenos y sus posibles causas.

El recorrido del pedal de freno es largo

Se puede presentar cuando existe una fuga en el circuito hidráulico o cuando existe aire presente en el sistema. También puede ser que se está utilizando líquido de freno inadecuado o que las pastillas están desgastadas, en este último caso la solución es la sustitución. Por otra parte, hay modelos en los que se puede regular el recorrido del pedal, pero siempre el trabajo deberá realizarlo un profesional.

Frenos esponjosos

Este fallo puede tener como origen aire en el circuito o de un líquido de frenos inadecuado; por lo que habría que purgar y rellenar (incluso lavar) el sistema. También puede suceder que un pistón de una de las mordazas o cálipers este sucio, lo que puede producir esa sensación en el pedal. En este caso hay que limpiar y sería recomendable cambiar los retenes.

El pedal se endurece y reduce

Existen múltiples causas que pueden producir esta sensación. Por ejemplo, que las pastillas no muerdan los discos porque están engrasadas o cristalizadas, en cuyo caso habría que encontrar porqué se produce ese engrase.

Puede ser que el cilindro maestro esté en mal estado, en cuyo caso habría que sustituirlo; o si los discos están dañados, en cuyo caso habría que cambiarlos también. Puede ser un problema del servofreno, que exige una revisión minuciosa por parte de un especialista. O simplemente el problema se solucione lubricando el pedal.

Cuando el recorrido se reduce considerablemente lo más normal es que la avería se centre en el cilindro maestro, bien porque sus cauchos han perdido elasticidad o porque su pistón no retorna su lugar original. En ambos casos habrá que sustituir las piezas deterioradas.

También puede ser que los amortiguadores que hacen que el pistón vuelva a su posición normal no funcionan bien o que el pistón del cáliper se queda pegado, en cuyo caso habría que limpiarlo y lubricarlo.

Al frenar el auto vibra o chilla

Este indicador es fácil de detectar, los motivos de la vibración pueden ser que los discos se hayan deformado (pandeados) o  que los rodamientos de las ruedas estén en mal estado. También puede ser que el  material de los discos concentra el calor en alguna sección puntual modificando su forma con la dilatación. La solución en todos los casos es sustituir el elemento que provoca la falla.

A su vez cuando los frenos chillan puede deberse a una lámina anti ruido mal ubicada, doblada o rota, en ese caso, habría que sustituir las pastillas del eje completo. El molesto ruido podría provenir también de pastillas con polvo o con partículas metálicas incrustadas; incluso si son de baja calidad. Más raro pero posible, es que el pistón no se mueva con fluidez. Unos discos en mal estado o pastillas muy desgastadas, también pueden ser el motivo.

Al frenar se va de costado

Es un síntoma con múltiples causas posibles, que incluso podría no estar relacionada con los frenos; por ejemplo el fallo puede estar en los amortiguadores, en la dirección o en los neumáticos (presiones inadecuadas, desgastes desiguales o con banda de rodaduras diferentes). Pero si el problema son los frenos, puede ser que las pastillas de una rueda estén engrasadas, cristalizadas o sueltas, casos en los que habría que reemplazarlas. También uno de los cilindros del sistema podría quedar bloqueado, lo que requeriría su sustitución.

Hay que prestar especial atención a la hora de frenar porque normalmente el desgaste se produce en forma gradual por lo que el conductor puede no darse cuenta que el sistema está deteriorado.

Entradas relacionadas

Comentar