Dirección asistida: fallas, causas y soluciones

Acerca de las direcciones en el automóvil podemos decir que existen dos tipos, las que se hacen girar a través del esfuerzo físico del conductor y las que tienen un sistema externo que reduce el esfuerzo del conductor al girar el volante.

La dirección asistida es un sistema mediante el que se reduce la fuerza (par de giro) que ha de efectuar el conductor sobre el volante de un auto para accionar la dirección. La función de la dirección asistida es ayudar al conductor a vencer esta fuerza.

Funcionamiento

La función de la dirección asistida es ayudar al conductor a vencer la fuerza de rozamiento que ejercen los neumáticos sobre el pavimento. De esta forma la fuerza que deba de hacer el conductor más la que aplica la dirección serán iguales a la fuerza de auto alineamiento de la rueda.

La fuerza de auto alineamiento o resistencia que haga la rueda dependerá del vehículo y la velocidad. A menor velocidad mayor resistencia. Una de las ventajas que aportan las direcciones electro-hidráulicas o eléctricas, es que al estar controladas electrónicamente se puede generar una asistencia variable en función de la velocidad. De esta forma se hace la conducción más cómoda.

Tipos de dirección asistida

Hoy en día casi todas pueden catalogarse en tres tipos de direcciones asistidas:

  • Hidráulica
  • Electro-hidráulica
  • Eléctrica

En los vehículos turismo normales  ya casi no se monta dirección de tipo hidráulica debido a sus características: muy potente, pesada y con un gran consumo de energía. Consta básicamente de una bomba hidráulica que genera energía y un actuador hidráulico que asiste al movimiento de las ruedas en función del giro del volante.

La dirección electro-hidráulica fue durante un tiempo la favorita de los fabricantes, ya que manteniendo el buen tacto de dirección de las hidráulicas con menor consumo. Es básicamente una dirección de tipo hidráulica solo que la bomba que mueve el líquido en vez de ir directamente unida al motor (por polea o engranaje), es una bomba independiente de tipo eléctrico y funciona sólo cuando el software del coche lo pide. Esto permite también aumentar la asistencia a baja velocidad y disminuirla en carretera a alta velocidad.

Dirección electroasistida

La tendencia actual que han seguido casi todos los fabricantes es instalar una dirección asistida eléctrica pura, ya que reduce el consumo de carburante, siendo a la vez compacta y ligera. El principal problema es que hace perder tacto de conducción y que todavía tiene ciertas limitaciones de potencia, resultando insuficiente para vehículos muy pesados. Consta de un motor eléctrico que suele instalarse directamente en la columna de dirección, actuando en función de las señales recibidas

Cuidados y mantenimiento

Las direcciones eléctricas puras están exentas de mantenimiento, aunque no por ello exentas de averías. La principal recomendación es hacerla trabajar lo mínimo posible. Para ello:

  • Cuidar las presiones de inflado de los neumáticos
  • Si es posible, no mantener el pedal del freno pisado mientras giras la dirección al maniobrar
  • No forzar y mantener el volante girado al máximo durante las maniobras
  • Cuidado con los topes bruscos de dirección.

En caso de avería, las reparaciones de dirección asistida son en general fáciles de realizar aunque no siempre baratas ya que en muchas ocasiones requiere el cambio de elementos completos. Por ejemplo, la dirección eléctrica pura puede requerir el cambio del motor, de la caja de dirección o incluso de la centralita completa, si resulta ser esta última la que no interpreta correctamente las señales que recibe.

Un consejo, antes de pensar en una avería en la dirección, comprobar el estado de neumáticos, amortiguadores y alineación de las ruedas. Muchas veces los síntomas detectados por los conductores no son más que neumáticos en mal estado, a veces motivado por llevarlos desinflados.

Entradas relacionadas

Comentar