Crónica de un accidente en moto

He vivido muchas experiencias en la vida, algunas gratas y otras que nos dejan enseñanzas y aprendizajes dignos de compartir. Aunque muchos blogger se dedican a dar consejos (que nadie escucha), quiero dar una opinión basada en la experiencia.

Comparto con todos los lectores una vivencia, a fin de que podamos evitar desde cualquier orilla un accidente de tránsito, es importante evaluar ante una situación de riesgo no solo quien lleva la vía, o quien está incumpliendo una norma, sino de qué forma podemos evitar el accidente.

Es más fácil evitar un accidente y evitar daños materiales, lesiones e inclusive la muerte de cualquiera de sus actores, que después de ocurridos los hechos buscar posibles culpables y lamentarse por lo ocurrido.

Usted tiene el volante, los frenos y muchos argumentos para evitar un accidente; en sus manos está que un hecho se materialice o no. La distracción, la embriaguez, la impericia y todos los factores que quiera agregar agravan aún más la situación tenga muy en cuenta todos estos factores antes de tomar el volante.

Crónica de un accidente

Conduzco carro y motocicleta, pero utilizo la moto la mayor parte del tiempo, ya que me permite trasladarme con mayor agilidad y economía en los afanes cotidianos.

Puedo dar fe de los errores de mis amigos motociclistas cuando me siento frente al volante en el carro, y también veo los errores de mis otros amigos de los carros cuando ruedo en la motocicleta. Pero esta vez sufrí y entendí en carne propia (literalmente) que el motociclista está en una desventaja física frente a cualquier riesgo posible de la vía.

En mi caso, circulaba en el carril izquierdo, pues me estaba alistando para girar a la izquierda en las dos cuadras siguientes. Recuerdo que faltaba aproximadamente unos 60 metros para llegar al semáforo, venia por el centro, me abrí un poco para la derecha para esquivar un rizado, luego escuché una bocina, vi por el espejo un auto tras de mi, trate de abrirme pero el auto se acercó más a mi tratando de rebasarme, aumentó la velocidad y yo traté de cambiarme de carril pero sentí una brisa cálida que no me dejaba despegarme del carro; luego el auto aceleró un poco más y yo no podía retirarme de su lado, finalmente alcanzó a tocarme con el furgón y me desestabilizó, me fui de lado en la moto y caigo hacia el suelo, arrastrándome por algunos metros.

Raspones en las manos, el hombro y el codo izquierdo, este último de cirugía, 9 puntos y 10 centímetros de cicatriz, el aliciente es que no hubo fracturas, las gafas me abrieron la ceja y dos puntos que ya van sanando.

Diferencias en las maniobras

Existen varios aspectos a considerar, como el hecho de que las maniobras son muy diferentes al volante de un carro que en el manillar de la moto, en el caso del motociclista, realizar un giro, o desplazarse un poco más a la izquierda o a la derecha son diferentes, mientras en el carro con un giro suave sobre el volante este se puede cambiar de carril en la moto es diferente, se debe inclinar un poco el cuerpo hacia la dirección deseada y girar levemente el manillar, procurando no dar un giro brusco que le puede desestabilizar. La operación de frenado, los mismos cambios, todo cambia de ubicación, mientras en el auto la aceleración se dirige a los pies, en la moto se encuentra en las manos, la operación de los cambios también varía de las manos a los pies.

Normas de circulación para las motos

Para empezar quiero citar para este título el código nacional de tránsito, Ley 769 del 2002.

“El artículo 94 de la Ley 769 del 2002, sobre normas generales para motocicletas, indica que las mismas deben transitar por la derecha de las vías a distancia no mayor a un metro de la acera u orilla y nunca utilizar las vías exclusivas para servicio público colectivo.”

Sin embargo debemos tener en cuenta que en el 2008 la Ley 1239 modificó la Ley 769 del 2002, indicando que “las motocicletas deben transitar ocupando un carril y usar, de acuerdo con lo estipulado para los vehículos automotores, las luces direccionales y los espejos retrovisores.”

El Ministerio de Transporte recordó lo previsto en el artículo 2 de la Ley 153 de 1887, según el cual la ley posterior.

Prevalece sobre la ley anterior y, en caso de que una ley posterior sea contraria a otra anterior y ambas coexistan al hecho que se juzga se aplicará la ley posterior.

Las normas de tránsito no se cumplen

Como sucede en todas las normas, y con una mayor evidencia en las de tránsito, nada de esto se cumple y desafortunadamente este evento es muy recurrente y solo se valora en el momento en el que nos toca estar del lado de la moto y no del lado del carro.

El motociclista ocupa el mismo carril que un carro

Es cierto que tres motocicletas ocupan el espacio de un vehículo. Que, para maniobrarlas, no se requiere el espacio que necesitan aquellos y que su capacidad de reacción es más eficiente, gracias a su tamaño y aceleración.

NUNCA, repito, “NUNCA” transite en moto cargado a la derecha, así transite por el carril izquierdo, central, o por el derecho. Manténgase en el centro del carril, así el conductor de atrás se salga de casillas. Tenga presente que “el motociclista ocupa el mismo espacio de un auto” y que en el código también dice que todos debemos transitar a la velocidad de circulación de los demás vehículos. Termine su recorrido y solo cambie de carril cuando sea seguro realizar la maniobra de cambiar de carril.

En la sala de observación de la clínica de fracturas bien lo dijo el paciente que se encontraba a mi lado “La estabilidad y seguridad de cuatro ruedas no es igual a la de dos ruedas” y efectivamente más que la diferencia en ruedas que es importante a la hora del equilibrio; el acero no se puede comparar de ninguna forma con la piel del motociclista.

Lección aprendida

  • Estar pendiente del entorno, debemos observar más adelante para anticipar, sin embargo toca revisar siempre los espejos y ver quien viene detrás.
  • Conserve la calma.
  • Conserve su carril.
  • Evite adelantar a menos que tenga un carril habilitado para hacer el sobrepaso.
  • Transite por el centro del carril.
  • Evite transitar al lado de otra motocicleta.
  • Evite transitar en medio de los vehículos.
  • El lesionado siempre pierde, incluso más que el que causa el accidente.
  • La vida debe prevalecer por encima de cualquier cosa.
  • Detrás de la moto o el carro hay personas, que tienen familia, hijos, son personas y merecen un mejor trato.
  • Conduzca de forma preventiva y siempre pensando en la vida de los demás

Entradas relacionadas

Comentar