Corvette Stingray de 1963: el clásico de Hot Wheels

corvette stingray 1963

El Corvette de Chevrolet ha dado muchas alegrías a los amantes de los automóviles deportivos. Decenas de modelos épicos que algunos de nosotros solo hemos visto en películas y en televisión, ya que tan solo están al alcance de los bolsillos más adinerados.

Uno de los más innovadores fue el Corvette Stingray de 1963. ¿Por qué? ¿Qué tuvo de especial este automóvil dentro de una línea de vehículos tan épica como la de Corvette?

Corvette C2 Stingray, la segunda generación

En 1963 Chevrolet decidió que ya era hora de renovar su Corvette tras 10 años de producción. Llamaron a un especialista en la materia como Larry Shinoda y, junto a Peter Brock y Chuck Phlmann, crearon durante más de 4 coches del Stingray. De hecho, se dieron tantos detalles y cambios a este modelo que tardaron 4 años en diseñarlo.

Su nombre fue el Corvette Sting Ray, aunque todos lo llamarían el Stingray. Su suspensión trasera y división en las ventanas y lunetas era una característica que lo hacía muy diferente, aunque por motivos de seguridad esa división tuvo que ser suprimida en las ventanas traseras.

Este Corvette se vendió bastante bien, pero eso no llevó a que la marca volviera a querer rediseñarlo.

Corvette C3 Stingray, los Hot Wheels

La tercera generación del Corvette iba a llamarse "Mako Shark II", pero finalmente el nuevo diseño de Larry Shinoda volvió a ser apodado como el Corvette Stingray. El nombre había calado hondo y era difícil quitárselo.

En 1968 Mattel, la famosa marca de juguetes, decidió crear una línea de juguetes de vehículos deportivos. Los primeros modelos que decidieron introducir fueron los Chevrolet Corvette, entre ellos el famoso Stingray, que fue uno de los preferidos por todos los coleccionistas de Hot Wheels.

De hecho, la propia colección de Hot Wheels inspiró a que Corvette fabricara un modelo especial basado en el juguete: el Custom Corvette.

corvette c3 stingray

Corvette C4, el final del Stingray

En 1983 Corvette acabó con la producción del Stingray y pasó a la 4º generación, los Corvette C4. Este modelo de 1983 tuvo decenas de problemas y tan solo se completaron 44, siendo un total fiasco y fracaso.

Aun así, años posteriores se volvió a reanudar la producción, llegando a ser producido hasta 1996. Eso sí, nunca alcanzaría el éxito del Stingray, cuyo nombre va ligado al éxito de Corvette para siempre.

Después de este modelo se han llegado a producir hasta 2 nuevas versiones (C5 y C6), las cuales incluso han competido en torneos automovilísticos como las 24 horas de Le Mans.

¿Le gusta el coche? ¿Sería usted una de esas personas que compraron los Hot Wheels y siempre quiso tener un Corvette Stingray del 63? ¡Coméntelo y cuéntenos su historia con estos grandes juguetes!

Entradas relacionadas

Comentar