Controles de velocidad

El exceso de velocidad es una de las causas más frecuentes en los accidentes de tránsito. Hecho que lleva a que los organismos de transito municipales, departamentales y nacionales busquen mecanismos para ejercer control sobre la velocidad de circulación.

La pistola de velocidad es un mecanismo de control más utilizado para este fin, sin embargo existen los tramos controlados por radar muy aplicados recientemente. En esta entrada conoceremos algunos de ellos y cómo funcionan.

Radar Fijo

Por el momento lo que más se aplica para controlar el exceso de velocidad es la mano dura. Existen diferentes radares de velocidad, fijos y móviles. Los fijos son aquellos que están en una ubicación determinada, por ejemplo un letrero informativos, un pórtico sobre la calzada, de esos que tienen un panel luminoso de señalización variable, o bien un armario o cabina en el arcén.

Los móviles son aquellos radares que no tienen una determinada ubicación, es decir, esos radares portátiles (Pueden ser radares que se montan y desmontan en el arcén, muy similares a una cámara de vídeo sobre un trípode), o bien radares que van instalados en un auto de la policía de carreteras o del ente de transito correspondiente.

Además de estos dos tipos, que son los más habituales, sobre todo los radares fijos, hay dos tipos más recientes: los radares de tramo, y los radares de helicóptero. Estos últimos no dejan de ser un subtipo más de los radares móviles que le comentábamos antes, solo que en lugar de ir montados en un auto, van montados en un helicóptero y funcionan en movimiento.

El tipo del que le queremos hablar hoy es el radar de tramo. Y curiosamente no es realmente un radar, pues no se emite ninguna señal hacia el vehículo, ni señal de radio, como un radar tradicional, ni señal láser, como en un radar un poco más moderno. Esta señal es la que permite medir la velocidad instantánea del vehículo.

Radar Pistola

En un "radar" de tramo no se mide la velocidad de paso, al menos no directamente. Lo que se mide es el tiempo de paso, y de manera indirecta se mide la velocidad media de ese vehículo en un determinado tramo, es decir, en un trayecto con una longitud determinada. Es muy habitual colocar "radares" de tramo en túneles, pero no tiene por qué ser la única ubicación posible.

Se elige un determinado tramo. En la entrada a ese tramo se colocan una o varias cámaras, normalmente infrarrojas para funcionen también de noche, con reconocimiento de las matrículas de los vehículos. Cuando pasa uno se toma una imagen y se registra la hora exacta, con segundos, de la entrada. Al final del tramo hay otra cámara que vuelve a tomar una imagen, para identificar el mismo número de matrícula, y se registra la hora exacta de salida.

Los datos son procesados por una computadora. No importa si se cambia de carril, pues las imágenes de cada cámara, aunque haya varios carriles, son procesadas por la misma computadora. Si entre la entrada y la salida hay una determinada distancia, y el límite de velocidad máxima es tal cifra, para recorrer esa distancia se tiene que emplear un determinado tiempo. Si se emplea menos es que se ha circulado más rápido, y entonces llega la sanción.

Pistola de velocidad

Un radar de control de velocidad o pistola de velocidad es una pequeña unidad de radar Doppler, usada para detectar la velocidad de objetos, especialmente camiones y automóviles con el propósito de regular el tránsito.

Este radar no proporciona información sobre la posición del objeto. Emplea el principio del efecto Doppler aplicado a haces de radar para medir la velocidad de objetos a los que se apunta. Estas pistolas radar pueden ser manuales o montadas sobre un vehículo.

Radares de tramo

Aunque en Colombia se aprobó la Ley 1239 que permitió aumentar los límites de velocidad en carreteras de 80 a 120 kilómetros por hora para vehículos particulares, por interpretaciones legales y cuestiones técnicas de las vías aún no se aplica, pero tiene a muchos conductores confundidos y lo que es peor, pagando cuantiosas multas.

Hoy en Colombia, los radares miden la velocidad de los vehículos en un único punto de la carretera. La foto del vehículo tomada por la cámara en el lugar es  la prueba de la infracción, y así seguirá siendo mientras no se adopten tecnologías más avanzadas y más justas como acaba de ocurrir en España.

En efecto, desde el año pasado se introdujo en la legislación española un cambio más benéfico y seguro para los conductores, pues los controles de velocidad no se hacen en puntos fijos de las carreteras sino en tramos de las mismas.

¿Cómo funciona?

Una compañía española desarrolló un sistema de radar que permite captar la hora exacta en la que un vehículo atraviesa dos puntos de la carretera con una distancia determinada, donde establece la velocidad promedio a la que circula en todo el tramo.

El sistema a través de ingeniería de software que incluye video y GPS capta las imágenes de los vehículos.

Este concepto hace que el conductor no frene en puntos concretos y luego reanude a una velocidad superior. El sistema es objetivo, ya que no se sanciona a quien por despiste o por necesidad aumente su velocidad promedio.

En Colombia por cuestiones de diseño y deficiencias técnicas en las vías no es posible circular a altas velocidades, pero en algunas circunstancias como los sobrepasos es necesario apretar el acelerador y en ese preciso instante aparece un policía con su radar.

El sistema de radar por tramo proporciona además una medición escalada de un mismo vehículo, es decir, en función de los puntos de control que se instalen se puede conocer la velocidad en una carretera completa, en un túnel o un puente.

Y suministra también otro tipo de información relacionada con el análisis del tráfico, las densidades de los distintos tramos horarios, la clasificación de los vehículos y puede combinarse con otros sistemas.

Se considera que los "radares" de tramo no tienen error, y por tanto no se aplica ningún margen a la medición que realizan, así que si el límite es 90 km/h, la multa llegará en cuanto se supere exactamente esa velocidad.

Más allá de la educación vial, generar conciencia y responsabilidad en los conductores, la medida que encuentran más eficaz para que los conductores respetemos los límites de velocidad es el control de la velocidad y la sanción en caso de que no se cumpla, o sea, la mano dura. En otras palabras: los radares de control de velocidad.

Es claro que hay otros aspectos a tratar como el estado de la vía, la falta de señalización, modernización de las vías y conectores, la ampliación de las vías y apertura de vías que llevan décadas en construcción. Pero las entidades y organismos competentes consideran como uno de los puntos más importantes el respeto de los límites de velocidad de las carreteras, dentro de la estrategia para reducir el número de muertos en accidente de tráfico.

Entradas relacionadas

Comentar