Control crucero: ventajas y desventajas

Si todavía no está familiarizado con el control de velocidad de crucero, seguramente le han hablado de él o ha tenido la oportunidad de conducir un auto equipado con este sistema.

Es un sistema de ayuda a la conducción y es realmente popular. Su función es sencilla, mantener una velocidad constante fijada previamente por el conductor, se realiza de forma automática sin necesidad de que el conductor tenga que pisar el pedal del acelerador.

Facilita la labor del conductor liberándole de tener que controlar el velocímetro y de tener que modular con el pedal del acelerador. Para saber si vamos a colocar en nuestra de imprescindibles o deseables en nuestra próxima compra de auto vamos a conocer sus ventajas y desventajas.

Ventajas

La seguridad y la conducción relajada que aporta y no tener que tocar el acelerador, poder estirar las piernas y preocuparse únicamente del volante. Para viajes largos, generalmente, es muy útil para reducir el cansancio en el conductor, sobre todo a nivel físico, en las extremidades inferiores.

El control de crucero es altamente efectivo para evitar que superemos los límites de velocidad. Muchos conductores se han acostumbrado a memorizar en su control de crucero una velocidad ligeramente superior al límite de la vía, teniendo en cuenta el margen de error de los radares y el margen de error del velocímetro, que generalmente nos indica una velocidad superior a la real.

Los controles de crucero nos permiten conducir sin tener que utilizar los pies, manteniendo una velocidad constante, aumentando o disminuyendo el ritmo a través de los controles del volante, de esta forma descansamos de las extremidades inferiores, aunque debemos ser precavidos, manteniendo los pies en su lugar en caso de ser necesario.

Aunque utilicemos el control de crucero en ocasiones muy puntuales, en autovías rectas con un mínimo de curvas, con una menor congestión vehicular para sacar el mayor provecho.

Desventajas

La relajación excesiva hasta el punto de la distracción pude llevar a un estado denominado “hipnosis de autopista”, o aun proceso de conducción subconsciente. También existe el riesgo de que esta hipnosis nos lleve a un peligroso microsueño.

Quedarse dormido conduciendo es peligroso, pero evidentemente, si el auto mantiene la velocidad constante, aún más. Hay también resulta de vital importancia la incorporación de los sistemas que evitan cambios involuntarios de carril o que detectan nuestra pérdida de atención en la carretera o giros erráticos del volante que pueden hacer las veces de un “control de hombre muerto”, es decir, que el auto sea capaz de determinar que hemos perdido la atención en la carretera y llegue a bloquear el trabajo del control de velocidad de crucero.

El consumo: ventaja y desventaja

En este sentido la respuesta puede ser sí y no, todo depende del terreno, de la topografía, también de la tecnología que equipa el automóvil. Si no somos conductores cuidadosos manteniendo una velocidad constante, empleando siempre la marcha correcta, aprovechándonos de la orografía del terreno para que juegue a nuestro favor, aprovechar las pendientes descendentes para ganar velocidad y no elevar el ritmo en las subidas, es probable que el control de crucero logre mejores registros que los nuestros y es la razón por la que muchos fabricantes lo utilizan como argumento para justificar su uso.

También es cierto que si somos cuidadosos con el acelerador y seguimos unas reglas básicas de conducción eficiente, normalmente podemos mejorar los registros obtenidos por nuestro auto con el control de crucero conectado.

Entradas relacionadas

Comentar