Consejos para cuidar la suspensión

La suspensión tiene como misión principal absorber las irregularidades del terreno, mantener el contacto entre vehículo y suelo y garantizar la comodidad de los ocupantes. El sistema de suspensión es una de las partes más importantes.

El sistema de suspensión es uno de los grandes olvidados. Lo curioso es que este sistema es uno de los principales valores de la seguridad activa del automóvil. Una suspensión mal cuidada puede hacer que un automóvil salga de la vía por muy buenos y nuevos sean los neumáticos. Por este motivo, hoy hemos querido escribiros acerca es este gran olvidado que tan importante es en nuestra conducción.

Como cuidar la suspensión

Para mantener el sistema de suspensión en perfectas condiciones, debe revisarlo en su taller de confianza año tras año. Además de esto, vamos a dar algunos consejos para que, a la hora de conducir, su amortiguación no sufra.

Presión de aire correcta

 

Las llantas deben tener siempre la presión correcta. Unos neumáticos muy bajos de aire o demasiado inflados pueden tener un efecto negativo en el sistema de suspensión.

El utilizarlos de manera incorrecta, traerá como consecuencia pérdida de la tracción en campo y seguridad en la carretera.

Nivel de carga

La capacidad de carga es muy importante a la hora de cuidar los amortiguadores. Es imprescindible conocer cuál es el máximo de carga que puede llevar y no esforzarla al máximo.

Tenga en cuenta que mucho peso ejerce mayor fuerza de gravedad sobre la amortiguación. Esto restringe el recorrido del muelle de la suspensión y hace que trabaje más forzada.

La conducción

Uno de los factores más importante para cuidar el sistema de suspensión es cómo se conduce. Al no estar cubierto por la carrocería y quedar expuesto, es muy importante que evite las superficies escabrosas y piedras muy grandes para que la suspensión y los amortiguadores no sufran ningún tipo de daño.

Mantenimiento

En un automóvil común, la revisión del sistema de suspensión debe hacerse a los 20.000 kilómetros y su vida útil es en promedio de 60.000 kilómetros. Para el caso de vehículos todo terreno es importante verificarlos y revisarlos continuamente.

Como está compuesto

El sistema de suspensión está compuesto por dos partes: un elemento que absorbe la energía de las irregularidades del terreno, ballestas o barras de torsión; y otro que disipa dicha energía de forma controlada, el amortiguador.

  • Evite circular a gran velocidad en lugares donde la carretera es irregular.
  • Revise de forma periódica la presión de las llantas.
  • Este atento al nivel de carga que lleva en el carro. El exceso de peso puede dañar la suspensión.
  • Ponga especial atención a los ruidos y pérdidas de control en el vehículo.
  • Realice rotación de llantas, alineación y balanceo por lo menos una vez al año o cada que enfrente terrenos irregulares.
  • Es recomendable que el servicio técnico de los amortiguadores haga una revisión de ellos cada 20.000 km.
  • En condiciones normales de uso, la vida útil de los amortiguadores está entre 60.000 y 80.000 km.

Síntomas de falla

  • Pérdida de aceite en los amortiguadores
  • La suspensión del vehículo oscila lateralmente o le cuesta estabilizarse después de un bache
  • Al frenar el morro del vehículo se inclina en exceso.
  • Al circular por un terreno irregular el vehículo absorbe con excesiva violencia las irregularidades del terreno.
  • Al circular de noche por un terreno irregular, los faros vibran excesivamente.
  • Al circular con viento lateral la suspensión del vehículo oscila dando bandazos.
  • Los neumáticos se desgastan de forma irregular o se produce un desgaste muy rápido de los neumáticos.
  • Si detecta ruidos bruscos localizados en la parte delantera o trasera, puede deberse a roturas del amortiguador, holgura en rotulas, silentblocks, etc.

Comentar