Cómo frenar un coche sin frenos

frenar coche sin frenos

Imagine que va tranquilamente conduciendo su coche por la carretera cuando, de pronto, nota que los frenos han dejado de funcionar. Esta puede ser una de las situaciones más temidas por cualquier conductor y además es una de las más peligrosas.

El freno es la principal arma que tenemos para protegernos de los obstáculos y evitar chocar con el resto de "habitantes" de la carretera. Si deja de funcionar, tendremos un grave problema.

¿Cómo puede actuar para frenar un coche sin frenos? Las soluciones no son perfectas, ya que el freno es muy delicado, pero si sigue alguna de estas posibles maneras de frenar le aseguro que conseguirá reducir el daño sufrido por esta avería repentina.

1. Bombee el freno

A veces el líquido de frenos está demasiado bajo y usted puede notar que, a pesar de apretar el pedal de freno, este está flojo y no parece ofrecer resistencia. Pise y vuelva a pisar numerosas veces el freno, ya que de esta manera podrías conseguir una suficiente presión como para detener el automóvil.

Si el pedal está duro y no le permite hacer esto, tendrá que intentar alguna de las otras soluciones.

2. Use el freno de mano

Puede detener el vehículo tirando poco a poco el freno de mano. No lo haga rápido y sin precaución ya que podrías volcar el coche y acabar peor de lo que estás actualmente, ya que como mínimo perderás el control del automóvil.

Ve frenando poco a poco con este freno hasta que consigas reducir lo suficiente la velocidad como para permitirte tirar de la palanca por completo y frenar el coche en seco, sin riesgo de que vuelque o se descontrole.

3. Aproveche el terreno

Si ve que hay una cuesta justo delante de usted, deje de acelerar y permita que la inclinación haga su trabajo frenando el vehículo. En caso de que no encuentre cuestas, puede frenar su vehículo rozándolo con alguna parte lateral de la carretera o, si no hay más remedio, chocando con un vehículo que vaya delante de usted a su misma velocidad.

Nunca choque con un vehículo aparcado ni con uno que vaya a una velocidad muy inferior a la suya, ya que eso provocaría una frenada muy brusca y podría provocar daños físicos tanto a usted como al conductor del otro vehículo.

4. Busque algo con lo que chocar

Si todas las soluciones anteriores no consiguieron reducir la velocidad del coche, solo le quedará una alternativa: chocar con algo. Hay varios elementos que frenarán su coche, como son la hierba alta o la arena, que debe buscar antes de nada.

Si no hay más remedio que chocar, busque algo blando con lo que impactar y no lo haga contra una pared o ningún objeto que tenga picos o posibles prolongaciones horizontales. Queremos frenar, no conseguir acabar heridos y atrapados dentro del vehículo.

Las soluciones para frenar sin frenos son muy poco ortodoxas, pero son las únicas que hay si ocurre esta terrible situación. A velocidades bajas podrás controlarlo con alguna de las primeras e incluso chocar con otro vehículo será lo más adecuado, pero a velocidades altas no poder frenar supone un peligro de muerte ante el que hay que estar preparado.

Ahora usted está preparado, simplemente recuerde intentar mantener la calma y seguir todos los pasos mirando siempre hacia la carretera. Nunca se desespere, alrededor suya siempre tendrá una solución para frenar sin frenos.

Entradas relacionadas

Comentar