Las 5 averías más comunes en el auto

Existen cientos de averías que nuestro vehículo puede sufrir durante el transcurso de su vida útil pero algunas de ellas son muy frecuentes y pueden pasarnos incluso más de una vez y con el mismo auto. ¿Quieren saber cuáles son esas 5 averías de coche más habituales?

Averías de coche: ¿Cuáles son las más habituales?

Problemas de batería

Lo más común es encontrarse con descargas de la batería que se producen por un calor extremo o un frío invernal excesivo. En estos casos en los que el coche no arranca a causa de la batería se utilizan pinzas y con ayuda del motor de otro vehículo, se arranca y la batería se vuelve a cargar automáticamente.

En el caso de que la batería esté agotada, probablemente tendrá que llamar a una grúa para que le traslade hasta el taller mecánico más cercano. La otra opción es comprar una batería nueva y colocarla usted mismo.

En cualquier caso, lo mejor es controlar el estado de la batería del auto y cuando empiece a notar que las luces tienen una intensidad menor cuando arranca es que la batería comienza a resentirse.

Problemas de neumáticos

Un reventón de rueda por el mal estado del asfalto de las carreteras o un simple pinchazo son dos de las averías más habituales en los autos antiguos y en los actuales.

A veces este tipo de avería no puede evitarse por originarse por causa natural independiente que se escapa de nuestro control.

Sin embargo, en la mayoría de ocasiones los problemas de neumáticos derivan de un mal uso, un mantenimiento nulo o una caducidad de neumáticos que olvidamos. Y es que cuando los neumáticos pierden su dibujo y rodadura es más fácil que suframos un pinchazo o reventón así que en esos casos lo mejor es sustituirlos por unos nuevos.

Lo mejor para evitar este tipo de avería es llevar un mantenimiento adecuado de los neumáticos y tener una rueda de repuesto revisada habitualmente para que tenga las condiciones óptimas para la conducción en caso de necesitarla.

Discos de freno

Los discos de freno están situados en las ruedas y cuando la pastilla de freno roza con ellos se desgastan con mayor facilidad o incluso llegan a deformarse. Por eso, es muy importante cambiarlos cuando están desgastados si no queremos tener problemas de frenos más graves en carretera.

De media, unos discos de freno estándar tienen una duración de unos 90.000 km. El problema es que es complicado saber si están desgastados o deformados y hasta que el profesional mecánico no quita la rueda no puede saberse. Sin embargo, sí es cierto que puede llegar a percibirse que algo falla en los discos cuando vibra el volante en las frenadas. Es un síntoma que debemos tener en cuenta.

Pastillas de freno

Las pastillas de freno son equivalentes a las zapatas de una bicicleta y también sufren desgaste. De hecho, los problemas en las pastillas de freno son una de las averías más comunes de hoy en día. En los vehículos en los que existe testigo puede detectarse pero en los que no lo tienen es algo más complicado sin realizar una revisión.

Su duración media es de 60.000 km, para que se hagan una idea.

Otras averías

En la última categoría tenemos que incluir varias de las averías más comunes que se sitúan en el mismo rango. Por ejemplo, los fallos en las rótulas de la suspensión, las fugas de aceite o del líquido de los amortiguadores, los fallos en la caja de cambios o el deterioro de la dirección.

Son todos fallos y averías muy comunes que pueden pasarle a cualquiera, ya sea con un coche nuevo o con un coche de mayor antigüedad.

No se puede decir que existan coches con más averías que otros aunque sí es cierto que cada tipo de coche es más propenso a unas averías que a otras. En general, ya sabemos cuáles son las averías de coche más populares y ya podemos mantenernos alerta por si el próximo afectado es nuestro auto.

Entradas relacionadas

Comentar