¿Has revisado la rueda de repuesto?

Hace poco publicábamos una guía para aprender a cambiar la rueda de repuesto, pero hoy venimos a hablar sobre la importancia de llevar un correcto mantenimiento sobre la rueda de repuesto, la quinta rueda en discordia que muchos conductores tienen olvidada.

Y es que esta rueda es tan importante como las restantes y por eso queremos mencionar algunos detalles sobre su mantenimiento y obligatoriedad que dejamos a continuación.

Rueda de repuesto obligatoria

La quinta rueda que guardamos en el maletero con el objetivo de prevenir ante cualquier avería o pinchazo de alguna de las cuatro ruedas restantes es considerada un elemento más del vehículo.

¿Saben de la obligatoriedad de llevar los triángulos de seguridad y el chaleco reflectante? Seguro que sí pero, ¿saben si la rueda de repuesto es obligatoria? Seguro que muchos de ustedes han acertado: la rueda de repuesto no es obligatoria y no supone ningún tipo de multa el no llevarla en nuestro vehículo tal como sucede con los elementos de seguridad mencionados anteriormente.

Lo que sí es obligatorio es llevar algún elemento que pueda cubrir el riesgo de pinchar alguna de las cuatro ruedas. Con elemento nos referimos a uno de los siguientes:

  • Galleta o rueda de emergencia: se denomina así a la rueda de repuesto de emergencia que tiene un tamaño inferior a las ruedas convencionales y que tiene una serie de limitaciones para la conducción: no se puede circular a una velocidad que supere los 80 km/h. Además, su vida útil es relativamente corta así que mucha precaución en el caso de que le toque circular con una de estas galletas.
  • Kit antipinchazos: muchos expertos hablan de esta opción como la más eficiente pero siempre que se trata de un kit profesional. Sin embargo, este sistema de seguridad para tus neumáticos tiene una desventaja y es que, aparte de ser caro, tiene una fecha de caducidad que no suele ser superior a los 3-4 años.
  • Neumáticos run-flat: seguro que muchos conductores no han escuchado nunca nada sobre este tipo de neumático. Pues bien, se trata de un neumático capaz de resistir un pinchazo durante 80 km más posteriores al mismo. Eso sí, la velocidad máxima permitida con este tipo de neumático en caso de pinchar será de 80 km/h para no dañar las llantas de su vehículo.

Si su coche incorpora cuatro ruedas run-flat no es necesario que incorpore ningún otro sistema de seguridad o rueda de repuesto.

Mantenimiento rueda de repuesto

El estado de la rueda de repuesto debe controlarse periódicamente, tal como debe hacerse con el resto de neumáticos del vehículo. Un mantenimiento adecuado garantizará una vida útil más o menos larga y nos evitará problemas en carretera en caso de pinchazos. Algunas de las medidas de mantenimiento de la rueda de repuesto que debemos tomar serían:

  • Revisar la presión: es algo fundamental en el caso de todos los neumáticos del vehículo pero también en el caso de la rueda de emergencia o rueda de repuesto convencional. Podemos hacerlo de forma mensual y, sobre todo, antes de un viaje largo.
  • Precaución con el tornillo de seguridad: muchos conductores no recuerdan dónde guardaron la última vez la llave para aflojar el tornillo de seguridad. Es fundamental mantenerla en un sitio que recordemos en caso de pinchazo y necesidad urgente.
  • Estado general: cuando revisemos la presión de la rueda de repuesto podemos aprovechar para dar un vistazo general y comprobar que no existen marcas provocadas por la carga superior. Un buen método es girarla del lado contrario cada cierto tiempo.

Ahora ya sabemos cómo revisar la rueda de repuesto y qué tipo de mantenimiento necesita para garantizar nuestra seguridad en la conducción. ¿Se animan a comenzar su rutina de mantenimiento del quinto neumático de su vehículo?

Entradas relacionadas

Comentar