Aire acondicionado: beneficios, fallas y recomendaciones

En ciudades calurosas, templadas y frías el aire acondicionado es el equipamiento que mas piden los usuarios. Este sistema de climatización  no solo ambienta el vehículo sino que tiene múltiples ventajas que muchos desconocen.

Su principal función es la de climatizar el habitáculo en la temperatura deseada, de hecho en la actualidad existen climatizadores manuales y automáticos (de una, dos y hasta tres zonas). Pero hoy brindamos una lista de múltiples ventajas que muchos desconocen.

Los beneficios del aire acondicionado

  • Mantiene la temperatura en el habitáculo, generando una sensación de confort para el conductor y los pasajeros. La temperatura ideal en el habitáculo está en los 22 grados centígrados según dicen los expertos. Las temperaturas que se encuentren sobre está pueden generar inconvenientes al conductor, como somnolencia y perdida de la atención, a los 27 grados la velocidad de reacción de un conductor es un 22 por ciento más lenta que a 21, aunque el habitáculo debería rondar los 22 grados, por una cuestión de salud.
  • Los sistemas de aire acondicionado filtran hasta un 88 por ciento de partículas de polen y otros agentes alergénicos presentes en el aire exterior. Además, pueden reducir el total de microorganismos en el habitáculo hasta un 81,7 por ciento, y el número de esporas de moho en un 83,3 por ciento. Por lo tanto ayuda a prevenir estornudos y dolores de cabeza en personas alérgicas.
  • Al transitar por zonas con altitudes elevadas la temperatura exterior suele descender rápidamente y provocar la aparición de condensación en el parabrisas. Encender el aire acondicionado elimina de forma rápida y efectiva la humedad y la condensación. Es decir, el aire acondicionado actúa también como desempañante para el vidrio.
  • Cuando el motor empieza a elevar su temperatura más de lo normal (un síntoma de que algo está mal), prender el aire acondicionado puede ayudar a enfriar el sistema completo. Aunque habrá que bajar la velocidad (para evitar un posible recalentamiento) y revisar dónde está la falla.

Cómo detectar fallas

El aire acondicionado es un complemento indispensable a la hora de conducir, ya que el ambiente interior hace parte de la seguridad vial. Por esta razón es importante saber detectar claves que identifican que algo está fallando con este sistema, por los efectos negativos que produce en el consumo de combustible y en los ocupantes.

Los síntomas más fáciles de detectar son:

  • Una refrigeración insuficiente: se presenta cuando hay fugas u obstrucciones en el sistema.
  • Aumento en el consumo de combustible: el compresor se pone en marcha con más frecuencia y durante más tiempo de lo normal. Esto provoca que el consumo de combustible se dispare.
  • Ingreso de malos olores al habitáculo: es posible que al interior del auto se presenten malos olores, del motor o del exterior, o del aire acondicionado.
  • El compresor de aire funciona más de lo normal: Hay que tener en cuenta que cuando el sistema del aire acondicionado está en mal estado, el compresor se pone en marcha con más frecuencia y durante más tiempo de lo normal. Por eso hay que prestar atención ante cualquier sonido inusual del compresor que puede tener un ventilador deteriorado u obstruido, o alguna falla relacionada a los elementos de la regulación del flujo de aire.
  • Los vidrios se empañan: esto es un indicio de que el filtro está sucio. La consecuencia más directa es que el flujo del aire dentro del habitáculo disminuya drásticamente o, en el peor de los casos, lleva a un fallo total del climatizador.

Recomendaciones

Para aprovechar al máximo el aire acondicionado hay que tener en cuenta algunas claves, como por ejemplo:

  • Siempre que sea posible, estacionar en la sombra, ya que el interior puede llegar a alcanzar temperaturas de sesenta grados en algunas zonas.
  • Abrir todas las puertas antes de ponerse en marcha, encender el aire acondicionado y el ventilador a máxima potencia para que la refrigeración sea más rápida. Una vez que la temperatura del aire en el habitáculo, se equiparó con el exterior, cerrar todo y usar el recirculador por un tiempo.
  • Si por algún motivo no se va a usar el aire por algún tiempo (en invierno hay personas que prefieren no encenderlo), es importante ponerlo en marcha una vez a la semana durante unos minutos para mantener todo el sistema en buen estado.

Entradas relacionadas

Comentar