Malos olores en el aire acondicionado

¿Tienes malos olores cuando enciende el aire acondicionado? Uno de los problemas más comunes que se produce en la climatización, es la existencia de malos olores en la salida de ventilación.

Esto ocurre por la presencia de humedad en la zona del evaporador, provocada por la condensación del aire a través de las aletas del mismo. El olor empeora por la aparición de moho y bacterias.

Es necesario eliminar este olor, no sólo por la molestia que genera a los ocupantes del vehículo, sino también porque sus causantes pueden provocar enfermedades de tipo alérgico. Aquí les contamos como se puede solucionar este problema.

¿Cómo solucionar el problema?

Para solucionar este problema, sin necesidad de desmontar el evaporador se utiliza un producto de limpieza que se aplica mediante un aerosol. En el mercado local encontramos productos para este propósito de marcas Simoniz y Meguiar´s. Por si no lo sabía, el sistema de aire acondicionado debe de limpiarse cada seis meses.

Proceso de utilización:

  1. Secar la superficie del evaporador con la ayuda del sistema de calefacción del vehículo. Para esto, se debe poner la temperatura de calefacción o climatizador al máximo con el distribuidor de aire en la posición baja.
  2. Dejar al sistema trabajar unos 10 minutos aproximadamente con el ventilador al máximo en modo de recirculación.
  3. Una vez eliminada la humedad, poner a una temperatura baja el climatizador sin permitir que se conecte el aire acondicionado.
  4. A continuación, se aplica el espray en la entrada de aspiración de aire y en las salidas de ventilación. Se deja que actúe el limpiador durante 10 minutos y el climatizador en modo de recirculación.
  5. Después de la limpieza, se vuelve a secar el evaporador y el interior de la caja climática, del mismo modo que se menciona en el primer paso.
  6. Para terminar, hay que abrir las puertas del vehículo y dejar que se ventile durante unos 10 minutos.

Si seguimos estos pasos indicados, podemos quitar el mal olor del aire acondicionado y, además, cualquier posibilidad de que los ácaros, las bacterias o los hongos desencadenen alguna enfermedad en los ocupantes del vehículo.

Si no quiere complicarse mucho, lo puede llevar a un taller o lavadero que disponga de una máquina que purifica el aire y lo deja con olor a nuevo y por supuesto no olvide cambiar el filtro del habitáculo regularmente (cada 20.000 kilómetros) que además de que huele mal también es molesto para los que tienen alergias y si está muy sucio, puede que ni siquiera enfríe lo suficiente o no salga tanto aire como quisiéramos.

Los malos olores son síntomas de problemas

Muchos de esos malos olores son síntomas de problemas mecánicos que puede tener el vehículo y otros son causados por la humedad.

  • Un leve olor a urea, o a dulzón quemado que ingresa al habitáculo tan pronto encendemos el aire acondicionado puede darnos indicios de un problema en el sistema de refrigeración del vehículo.
  • El olor a combustible que entra al habitáculo o que circula por este, puede ser indicio de fallas en el filtro de combustible o en el sello de la bomba. Recuerde que en la mayoría de los autos la encontramos bajo el asiento trasero.
  • Un olor como a azufre (huevo podrido) podría indicarnos algún inconveniente con el catalizador.

Entradas relacionadas

Comentar