Una reflexión sobre los peatones y el tráfico

Los peatones son los actores más activos de la seguridad vial en Colombia y junto a ciclistas y motociclistas son los más vulnerables. La población más sensibleen relación con los accidentes de tránsito es la de adultos mayores. A pesar de no representar un número tan importante en el total de la población, sí representan un alto número de muertes anuales, especialmente en su condición de peatones.

El impacto que tienen los accidentes de tránsito en la mortalidad de niños y jóvenes en Colombia es preocupante. Cerca del 30% del total de muertos corresponde al rango entre 0 y 24 años. Para la población infantil, el riesgo de caminar por nuestras vías urbanas y carreteras es considerable, ya que 38% de las muertes se generan en condición de peatón (Fuente plan de seguridad vial de Colombia 2011-2016).

Los peatones

Según la Real Academia de la Lengua Española y como reza en el código nacional de transito, peatón es: Persona que transita a pie por una vía.  Se considera que el 61% de los colombianos son caminantes habituales y que transitan por lo menos 69 minutos al día por las calles del país (fondo de prevención vial).  De lo que podemos deducir que gran parte de la población del país está en riesgo y justifica las altas cifras de muertes  en accidentes de tránsito.

Peatones especiales

El código nacional de transito de Colombia reconoce a los peatones que tienen limitaciones especiales que son:

  • Los ancianos.
  • Los sordomudos e invidentes (salvo que su capacitación o entrenamiento o la utilización de ayudas o aparatos ortopédicos los habiliten para cruzar las vías por sí mismos).
  • Los niños menores de seis años.
  • Las personas con trastornos mentales transitorios o permanentes.
  • Las personas bajo la influencia del alcohol, drogas o medicamentos que disminuyan sus reflejos.

En el artículo 59 del código se establece que estas personas deberán ser acompañadas al cruzar las vías.

Sanciones

Según el  Código Nacional de Tránsito en Colombia en su artículo 54, “El tránsito de peatones por las vías públicas se hará por fuera de las zonas destinadas al tránsito de los vehículos. Cuando el peatón requiera cruzar una vía vehicular, lo hará respetando las señales de tránsito y cerciorándose de que no existe peligro para hacerlo“.

Los peatones que sean sorprendidos violando algunas de las conductas mencionadas anteriormente, podrán multarse con una sanción económica de 1 salario mínimo legal  diario vigente, sin contar con las sanciones que pueden imponerle otras autoridades de acuerdo con la gravedad de su comportamiento en la vía pública.

¿Cómo es un buen peatón?

La respuesta es muy sencilla. Ser un buen peatón significa actuar con responsabilidad con nosotros mismos, no caer en actos y situaciones que van en contra de nuestra propia vida.  Todos los actos tienen consecuencias, podríamos llegar a afectar a muchas personas empezando por nuestra propia integridad. Acciones como las que mencionamos a continuación nos llevan a ser mejores peatones.

  • Caminar siempre por el andén o acera.
  • Utilizar los puentes peatonales.
  • Cruzar siempre por las cebras peatonales cuando el semáforo peatonal se encuentre en verde.
  • Mirar en ambos sentidos de la vía antes de cruzar una calle.
  • Evitar pasar las calles en zigzag.
  • No cruzar nunca por la mitad de la vía, debe cruzarse desde las esquinas o donde la vía lo señale.
  • Evitar distraerse mientras se camina, evite celulares y dispositivos electrónicos.
  • Evitar cruzar una calle con objetos que dificulten la visibilidad de lo que está ocurriendo en la vía.
  • Bajarse en los paraderos de transporte público correspondientes.
  • No caminar entre los carriles de la vía ni bajarse de un auto en la mitad de la calle.
  • No asumir que se tiene prioridad para cruzar una calle. Cerciórese que ya se ha cedido el paso por parte de los conductores.
  • Nunca soltar de la mano a niños pequeños mientras se cruza la calle.
  • Evitar pasar una cebra cuando el semáforo se encuentre en amarillo, es muy peligroso quedar atrapado en la mitad de la vía.
  • Tener cuidado con el paso de automóviles cuando se hace deporte en la calle.
  • Ser precavido con atravesar calles cuando el día está lluvioso, a los conductores se les dificulta la visibilidad por causa de la lluvia.
  • Se debe tener precaución al caminar dentro de parqueaderos públicos y privados, muchas personas no ponen la suficiente atención cuando transitan en reversa su vehículo.

Para reflexionar

La planeación de las vías  está igual que el país, en vía de desarrollo, no todas cuentan con las condiciones ideales para la movilidad de todos los actores. La infraestructura vial del país ha ido creciendo e implementándose sobre la marcha. El país se construyó al revés, primero se construyeron las casas y luego las vías; ahora nos toca reformar sobre lo ya construido y allí es donde llegan los problemas de movilidad.

Ni que decir de los espacios establecidos para el trafico de peatones que cada vez es menor, no hay senderos,  ni puentes peatonales, los andenes son cada vez más reducidos  y los que son amplios están invadidos por vendedores ambulantes y motociclistas imprudentes.

Si le sumamos a esto la sincronización de los semáforos que no es acorde con la movilidad de automóviles y peatones nos encontramos con un caos total, ¿Quién pasa primero? ¿Quién tiene la prelación? Desafortunadamente les toca a los peatones medir sus carnes con las latas de los automóviles.  Si bien es cierto que los peatones debemos ser muy prudentes y propender por nuestra integridad, estamos ante una sociedad del automóvil que le cuesta deponer su afán sobre la vida y la integridad de las personas.

Hacer un alto en el camino y ceder el paso a una anciana que trata de cruzar la calle o reducir la velocidad de su automotor en una zona residencial es un acto más de personas altruistas que de simple educación ciudadana y de civismo.  Por último les dejo este video que me hizo llegar a esta reflexión “la educación hace la diferencia”.

Entradas relacionadas

Comentar