Tipos de control de velocidad de crucero

Si todavía no está familiarizado con el control de velocidad de crucero, seguramente le han hablado de él o ha tenido la oportunidad de conducir un auto equipado con este sistema. Aquí encontrará los diferentes tipos o modalidades de control de velocidad de crucero.

Es un sistema de ayuda a la conducción y es realmente popular. Su cometido es sencillo, mantiene una velocidad prefijada por el conductor de forma automática, sin necesidad de que el conductor tenga que seguir acelerando.

Limitador de velocidad

No es un control de velocidad al uso, puesto que exige que el conductor siga accionando con su pie derecho el pedal del acelerador. Pero sí se encarga de evitar que superemos cierta velocidad de marcador, de manera que al llegar a esta, aunque sigamos pisando el acelerador, el vehículo deja de ganar velocidad.

Control de velocidad de crucero

Propiamente dicho, el control de crucero se encarga de mantener la velocidad constante sin que toquemos el acelerador. El funcionamiento habitual de este sistema hace que en el momento en que frenemos, toquemos el pedal del embrague o pisemos el acelerador, el sistema cancele el automatismo y el conductor tome el control absoluto de los mandos.

Control de velocidad de crucero adaptativo

El sistema más cómodo y seguro, con diferencia, es el que comenzó a popularizarse hace años, el adaptativo, basado en sensores (láser o radar) que detectan la distancia de seguridad con el auto que nos precede. Esta tecnología permite frenar automáticamente para evitar la colisión con otros vehículos, manteniendo una distancia de seguridad que, como la velocidad constante, es ajustable por el conductor. Algunos sistemas permiten incluso reanudar la marcha, en el caso de que hayamos parado por completo, cuando el vehículo que nos precede comience a rodar, lo cual resulta especialmente útil y cómodo en una vía muy congestionada por el tráfico.

Controles de velocidad de conducción semi-autónoma

La última tecnología, que ya han estrenado algunos fabricantes, no solo permite mantener la velocidad, sino también evitar activamente que nos desviemos de nuestro carril (mediante el sistema activo de cambio involuntario de carril). En otros casos, incluso, como el del Mercedes Clase S, el control de crucero adaptativo permite seguir al vehículo que nos precede, practicando los giros que este realiza.

El sistema Autopilot del Tesla Model S habría ido un poco más allá y permitiría incluso realizar automáticamente maniobras de adelantamiento en autopista. El control de crucero también puede evitar que rebasemos la velocidad máxima establecida en una vía en vehículos equipados con detección de señales.

Responsabilidad final del conductor

Finalmente, la responsabilidad y el control del vehículo son del conductor. Los sistemas de control de la velocidad pueden ayudar a una conducción cómoda y segura, pero si en algún momento el usuario no se encuentra en buenas condiciones para circular, lo más recomendable es que descanse y siempre esté alerta por si aparecen posibles riesgos o circunstancias que se produzcan a su alrededor.

Comentar