Caja negra en los autos

Hemos escuchado acerca de las cajas negras en los aviones, es un dispositivo que registra la actividad de los instrumentos y las conversaciones de la tripulación. Su función principal es almacenar datos que en caso de un accidente pueden ayudar a esclarecer las causas.

Los aviones comerciales de gran tamaño llevan dos cajas negras, técnicamente conocidas por sus siglas en inglés como CVR (grabadora de voces de cabina) y FDR (grabadora de datos de vuelo). Los buques tienen sistemas similares (derivados de estos mismos) que se denominan Registradores de Datos de la Travesía (VDR)

Los primeros registradores de vuelo se empezaron a usar a finales de los años 1950 y se les llamó cajas negras, denominación que perduró incluso después de que se pintasen de color naranja para facilitar su localización tras un accidente.

Cajas negras en automóviles

Los accidentes de tránsito son una de las casusas de muerte más altas a nivel mundial. Desde este punto de vista en algunos continentes ya piensan en implementar el uso de este tipo de dispositivos en los autos.

En Europa se habla que a partir del 2022, todos los nuevos vehículos comercializados tendrán que equipar de forma obligatoria un sistema que registre todos los datos de nuestros viajes para que puedan ser utilizados en caso de que ocurra un accidente.

¿Cómo funcionan?

Si se sufre un accidente, este dispositivo grabará todos los datos durante los 30 segundos previos al siniestro y los cinco posteriores. Así, se conocerá la velocidad, el comportamiento del vehículo, el estado de los sistemas de seguridad (como el uso del cinturón de seguridad o los airbags), la ubicación, los movimientos de la dirección, la aceleración y la desaceleración, la participación del ESP y el ABS o incluso el ángulo de balanceo de la carrocería. Por tanto, investigar el accidente solo implica conectar la susodicha caja negra a un ordenador para obtener todos los datos.

Esta tecnología ya existe y se conoce como EDR (Event Data Recorder o Registrador de Datos de Eventos) y se encuentra en el salpicadero o bajo el asiento del conductor. El EDR al comienzo se diseñó para obtener información sobre las circunstancias bajo las cuales se activaban los airbag, con el fin de mejorarlos, aun cuando no captan imágenes ni sonidos. Los datos recopilados por estos sistemas pueden variar según el fabricante del vehículo, el modelo y el propio dispositivo en sí. Sin embargo, suelen capturar 15 o más variables que son monitoreadas unos 20 segundos antes del choque y entre 5 y 10 segundos después de este. En adición a los parámetros ya mencionados, algunos EDR también registran el tiempo del viaje, la hora del día en que ocurrió el accidente y la ruta. Eso sí, todo queda guardado siempre y cuando el vehículo está encendido; un accidente sin el contacto puesto no retiene ninguna información.

De que están hechas las cajas negras para auto

Algunos elementos básicos son un hardware de memoria para almacenar los datos, un software de sistema de archivos para guardar los datos en un formato estandarizado y un sistema operativo. El sistema operativo es la interfaz entre los diversos sensores fuera del dispositivo y el sistema de archivos y el hardware de memoria se ubican dentro de la caja, hecha de acero resistente.

Contiene todo el cableado de la red de datos del sistema de airbags y está conectado a la red de datos del habitáculo. En su interior hay una serie de condensadores eléctricos que se ocupan de proporcionar el pulso de corriente necesario para activar los airbag en caso de impacto. Asimismo, hay un procesador principal, algunos amplificadores y un chip de memoria en el que se graban siempre los últimos 35 segundos de viaje.

Legalmente, ¿cómo influyen los datos de las cajas negras?

El uso de este sistema y su aplicación a nivel legal debe delimitarse, la idea debe ser que se puedan esclarecer las causas, sin embargo el resultado de la información de estos sistemas puede llevar a disputas sobre quien causó el accidente. Sin embargo, gracias a los datos que registran las cajas negras automotrices, no hay una escala de grises, pues se puedes establecer todo lo que ocurrió en los instantes previos y durante el choque.

La información y datos recogidos en la caja negra están codificados y protegidos, de manera que se requieren herramientas y conocimientos específicos, tanto para extraer la información como para analizar e interpretar los datos.

Queda por ver cómo pule cada país el tema de la privacidad, durante cuánto tiempo se guardan los datos y cómo se usa la información de estos dispositivos.

Comentar