¿Se debe cambiar el aceite de caja?

El aceite de la caja por mucho tiempo ha sido objeto de mantenimiento. Hasta hace unos años hablar de cambio de aceite de la caja de cambios estaba en el vocabulario de los mecánicos. Sin embargo todo ha cambiado con el tiempo.

El desarrollo de los lubricantes ha llevado a que los aceites tengan una mayor durabilidad. La mejora de los aceites y la estabilidad de sus propiedades es la clave. No obstante antes de tomar una decisión si debe cambiar o no el aceite de la caja debe remitirse al manual del fabricante.

Revise el manual de mantenimiento del fabricante.

El fabricante es el único que puede establecer si debe cambiar o no el aceite de la caja, decir que el aceite debe cambiarse por sospecha después de acumular varios kilómetros recorridos puede ser tan peligroso para la caja, tan peligroso como no hacerlo. Antes de realizar la operación verifique con el representante de la marca si debe cambiarse y la periodicidad con la cual se debe realizar; algunas marcas realizan esta operación cada 40.000 kilómetros dentro de sus planes de mantenimiento.

Qué debe revisar

Si realiza el plan de mantenimiento por fuera de la red de la marca, es importante revisar en cada cambio de aceite que la caja de cambios no presente ninguna fuga.

Así el vehículo no contemple dentro de su plan de mantenimiento el cambio de aceite de la caja, realice una inspección y verificación del estado del mismo, verifique las fundas o guardapolvos de los ejes y revise que no se encuentren humedecidos o presenten manchas de aceite. Estos elementos están en contacto con diferentes contaminantes como barro, arena, agua, entre otros que poco a poco van generando desgaste. Además también se pueden averiar con algún bache de la topografía colombiana.

¿Se debe cambiar en las cajas automáticas?

Las cajas automáticas son propensas a presentar fallas cuando se le cambia el aceite, aunque no es un parámetro general. Pero es recomendable no intervenir las cajas ni las transmisiones mientras no sea necesario. Tal vez los vendedores de lubricantes traten de convencerlo, pero mientras no presente ninguna fuga o daños que ameriten su intervención siga las recomendaciones del fabricante.

Con el tiempo, el aceite pierde calidad, tiene menor resistencia al calor y pérdida de viscosidad. Se satura de residuos metálicos generados por la fricción de los piñones y de los revestimientos de los discos de embrague de las cajas automáticas. Por otro lado, puede faltar aceite debido a una fuga en las juntas de estanqueidad de la caja.

Los fabricantes no dan recomendaciones sobre cuándo sustituir el aceite de la caja de cambios. El aceite se cambia cuando se realiza una intervención en la caja de cambios o en el embrague.

Algunas cajas automáticas sólo se pueden vaciar en el concesionario pues requieren el uso de herramientas de diagnóstico. Consultar la ficha técnica o el manual de mantenimiento.

Síntomas de fallas en la caja de transmisión

Debe estar muy atento a los síntomas que presenta el vehículo para evitar daños en la caja de cambios. Si percibe alguno de estos síntomas es necesario llevar el auto a revisión al concesionario o a su mecánico de confianza.

Caja manual

  • Cuesta cambiar de marcha en frío: el aceite ha perdido viscosidad, pero compensa cuando se calienta.
  • Cuesta cambiar de marcha continuamente: el aceite ha perdido viscosidad.
  • Traqueo al cambiar de marcha: el aceite de la caja está demasiado fluido.
  • Las marchas se saltan: falta aceite en la caja de cambios debido a una fuga.
  • Rumbado o zumbido: se escucha el ruido similar al de un rodamiento, puede que se presente cuando acelera y en algún cambio en especifico.

Caja automática

  • En frío, el tiempo de reacción al arrancar (de punto muerto a primera) es más largo: el aceite ha perdido viscosidad, pero compensa cuando se calienta.
  • El arranque necesita más potencia: falta aceite debido a una fuga.
  • El cambio de marcha es muy lento, incluso imposible: hay poco o nada de aceite debido a una fuga.

Entradas relacionadas

Comentar