Ruta Neiva – Desierto de la Tatacoa

El desierto de la Tatacoa es uno de los lugares turísticos que tiene el Huila, es la segunda zona árida del país, seguido de la Guajira, un escenario natural que tiene diversos paisajes, con una extensión de 330 kilómetros cuadrados.

La Tatacoa dicen quienes habitan en este lugar fue denominado también el valle de las tristezas por Gonzalo Jiménez de Quezada, por los rastros de deterioro que notó en este territorio.

Queda a 45 kilómetros de la ciudad de Neiva y 10 kilómetros de Natagaima para las personas que ingresan desde el centro del país, su topografía varía entre los 300 y los 900 metros sobre el nivel del mar. Un bosque seco tropical, con bajas precipitaciones en el año, un aproximado de 1.078mm anuales.

Se sale por el nor-occidente de la ciudad de Neiva, por el barrio Galindo, en la vía que conduce a Neiva con Villa Vieja, Tello y Baraya.

El primer poblado que encontramos en nuestro camino es Fortalecillas en donde son  muy populares las achiras y bizcochos horneados y algunos balnearios.

Una vía bastante angosta con muchos baches, de doble sentido, hay que estar atentos a los baches, algunos nos hacen disminuir la velocidad,  en si toda la vía hasta el desierto es pavimentada, por lo menos hasta los 2 o 3 primeros kilómetros donde ya empieza una vía carreteable, pero de fácil acceso.

El primer paraje es el observatorio astronómico La Tatacoa, construido en el año 2000 con ayuda de la alcaldía de Villa Vieja en colaboración con la gobernación.

Se pueden distinguir dos zonas en el desierto de la Tatacoa, uno es el Cuzco y los Hoyos, que contrastan en su paisaje.

Lo primero que podemos apreciar es el Cuzco:

Mas que un paisaje parece que estuviéramos en el planeta Marte, que tiene el apodo del planeta rojo, bien podrían hacer toda una película de extraterrestres en esta parte del desierto, donde se aprecian unas montañas áridas de color rojizo o cobre, parece una especie de laberinto de montañas, en forma risada. Al iniciar este paraje pueden encontrar una caseta para hidratarse, al igual que diferentes puntos para observar la panorámica y tomarse una fotografía  junto a este maravilloso paisaje.

Más adelante en nuestro recorrido encontramos un paraje donde encontramos una especie de tienda donde ofrecen leche de cabra recién ordeñada. Una mezcla de leche recién ordeñada con brandy o whisky, cola granulada y miel, que según el criador de los caprinos cuenta con propiedades medicinales y afrodisíacas.

La segunda zona es la llamada los Hoyos. Dentro del desierto se encuentran diferentes balnearios que parecen oasis en el desierto, donde ofrecen la comida típica del lugar, el sancocho de chivo, chivo sudado, chivo asado, la pepitoria y arroz con asaduras de chivo.

En este lugar también podrán encontrar balnearios como el que les vamos a mostrar en la siguiente galería, piscina de agua natural, un oasis en el desierto de la Tatacoa, donde se puede tomar un baño refrescante para el calor intenso del desierto, al igual que refrescarse con las bebidas que ofrecen en el lugar, o si lo prefieren emprender una caminata por estos senderos o tomarse unas fotografías con este paisaje.

Este es uno de los balnearios mas antiguos, así como este otros cinco mas que brindan diferentes servicios de alimentación, hospedaje, zonas de camping y de recreación, arte rupestre y  astronomía.

Hicimos las pruebas de desempeño de la Kia mohave que está también en nuestro canal de youtube, nos encontramos con don Fernando y su Jeep willys del 53, articulo y video disponible,  y en la tarde nos encontramos con este paraje, otro oasis un a piscina natural y piscilodo.

Las regiones más destacadas son: las Lajas, el Cuzco, el Cardón, Doche, San Nicolás, los Hoyos y la Venta. Curiosamente, su nombre también se lo dan en esta zona del departamento a las serpientes cascabel, a diferencia de otras regiones del país, en donde llaman tatacoas a unas culebras de color negro e inofensivas.

La vegetación predominante es del tipo herbáceo y arbustivo. Las familias más destacada son las cactáceas (el arepo, el cardón, la pitahaya roja y el cabecenegro). Bajo este suelo erosionado y poblado de cactus y arbustos de espinas, existen depósitos de fauna y flora correspondiente a especies de diversas épocas y periodos geológicos. Por las condiciones actuales del área se presenta una vegetación predominantemente xerofítica y los suelos tiene diferentes grados de erosión

En cuanto a especies se encuentran serpientes de cascabel, arácnidos (arañas y escorpiones), águilas, lagartos y comadrejas. En tiempos pasados se encontraban tigrillos. Los fósiles de moluscos, tortugas, roedores, armadillos y perezosos gigantes hallados por los científicos han llevado a plantear que la Tatacoa debió tener originariamente una flora exuberante, diversificada en especies y estratos arbóreos vegetales. Muchos de estos fósiles se pueden observar en el Museo Arqueológico que funciona en la capilla de Santa Bárbara, en Villa vieja.

ruta-tatacoa42

Las maravillas del cosmos se pueden contemplar gracias al moderno Observatorio Astronómico, a la cantidad de noches despejadas y a la poca humedad del aire de la Tatacoa o "Valle de las Tristezas", como en 1538 llamó el conquistador Jiménez de Quesada a este paisaje.

En el momento no existe ningún tipo de infraestructura formal para el hospedaje, la única manera posible de estancia es acampar en fincas de particulares.

En la Tatacoa  hay restaurantes,  hay algunas tiendas donde se consiguen productos para la estadía. Son de familias del lugar, las que prestan el servicio de alimentación con platos de la región a costos favorables.

Se acampa en las inmediaciones del observatorio y de las viviendas.

El ultimo paraje en el que estuvimos que no es muy concurrido y queremos destacar como un sitio interesante para descansar es el piscilodo, queda por el lado de la zona de los hoyos, casi a la entrada del desierto, aquí les dejamos unas imágenes de este lugar, cuenta con piscina de lodo y piscina de agua natural, ideal para relajarse y divertirse.

El desierto es una zona semi árida, habitada por algunas familias que se dedican al pastoreo de cabras y de ganado vacuno, obtienen el agua de moyas que se cavan en la tierra, uno de los destinos turísticos del Huila y de Colombia, donde llegan turistas nacionales e internacionales, llegan en carro particular, en buses de turismo, muchos a pie o en bicicleta, algunos vienen a observar las estrellas, algunos avistamientos de ovni aducen quienes han venido a mirar las noches estrelladas en el desierto de la Tatacoa, cualquiera que sea la afición este es un lugar que tiene tanto historia como presente y que a pesar de ser una zona árida tiene mucha belleza.

Entradas relacionadas

Comentar