Luces antiniebla: cómo y cuándo usarlas

Las luces antiniebla son un accesorios lumínicos que tienen los autos para sortear las condiciones de visibilidad adversas. Para ver mejor, y también para ser vistos. Nuestro país tiene diferentes climas, no contamos con estaciones, viajar por las carreteras del país es pasar por topografías, paisajes y un sin número de condiciones climáticas.

Es probable que cuando salgamos a conducir nos encontremos con lluvia, granizo, polvo, o niebla. Y de cada uno de los fenómenos meteorológicos, nos podemos encontrar con diferentes intensidades. Y aquí, en el punto en que hablamos de intensidades entra el tema de la utilización de las luces antiniebla, cómo y cuándo usarlas, pero también cuándo no es necesario ni aconsejable encenderlas porque pueden suponer un prejuicio para los demás conductores.

¿Qué son las luces antiniebla?

Luces exploradoras o antiniebla: Dispositivos de alumbrado especial que facilitan la visibilidad en zonas de niebla densa o en condiciones adversas de visibilidad.

¿Por qué se produce la niebla?

Cuando el aire se enfría lo suficiente y tenemos un nivel de humedad muy alto, es muy probable que se forme niebla. Así que si nos levantamos una mañana muy temprano y vemos indicios de humedad y bastante frío, preparémonos para la niebla.

¿Cuándo se utilizan las luces antiniebla?

Las antiniebla delanteras, como no es obligatorio instalarlas en el auto, su uso tampoco puede ser una exigencia. Si las tiene, puede ponerlas para iluminar mejor los bordes de la vía cuando haya lluvia, niebla, nieve o polvo. Sin estos factores, se recomienda su uso en una sucesión señalizada de curvas en carreteras estrechas.

Recomendaciones

  • Debemos ser conscientes de que las luces antiniebla molestan a otros conductores cuando se usan en los casos en los que no son necesarias.
  • En cuanto a las luces delanteras, habría que encenderlas al entrar en un banco de niebla espeso, junto con las luces de cruce. Si la visibilidad sigue siendo baja es conveniente reducir la velocidad, pero nunca conectar las luces largas porque su luz rebotará en la niebla y deslumbrará. Si la niebla no es muy espesa, la lluvia no muy fuerte, recuerde que será suficiente con las luces de cruce.

¿Existen las luces antiniebla?

Para algunos especialistas nunca han existido, la razón, porque la niebla es una cortina que sale desde el piso  y es impenetrable con la luz, mientras más se ilumine, más se refleja y entonces impide la visibilidad.

La única forma de ver en la niebla es iluminando a ras de piso, por tanto la mejor luz seria una que estuviera ubicada bien abajo, a ras de piso y la iluminación corta, que en lo posible llegara a pasar por debajo de la niebla. En tal caso las luces medias también le ayudarían.

Por otro lado las luces antiniebla que montan los fabricantes son unas lámparas auxiliares, algunas de estas son de largo alcance y serian perjudiciales en la niebla, su uso se limita entonces a otras condiciones atmosféricas como la lluvia, donde ayudan  como luces de posición para identificar el vehículo en la carretera. También para carreteras angostas y cuando se toman curvas pronunciadas.

Para muchos expertos las luces del paragolpes, que ahora son comunes en la mayoría de los autos, no cumple con las funciones de una luz antiniebla y en su gran mayoría aportan a la estética del vehículo.

En mi opinión particular son prácticas para conducir en carretera y en la noche, obviando la gran cantidad de vías y carreteras nacionales que están muy bien iluminadas pero también tenemos vías sin iluminación e incluso sin demarcación, estas luces son indispensables para detectar objetos en la vía, animales, irregularidades y hasta los cráteres que se producen en el asfalto, que con las solas luces de cruce y las de largo alcance, no serian detectables.

Entradas relacionadas

Comentar